Talibanes imponen segregación por sexo en universidades afganas

El ministro de Educación Superior del gobierno interino de los talibanes anunció que los preparativos para implementar la segregación están en marcha. La educación conjunta, según dijo, es contraria a la ley islámica
Talibanes en un checkpoint. Imagen de referencia. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

El ministro de Educación Superior del nuevo Gobierno interino de Afganistán, Abdul Baqi Haqqani, anunció este domingo en rueda de prensa que las universidades afganas deberán segregar a sus estudiantes por sexo.

De acuerdo con el funcionario, representante del gobierno conformado por los talibanes tras su regreso al poder político en Afganistán, la medida se basa en la sharía o ley islámica y los preparativos para implementarla ya “están en marcha” y serán completados antes de que inicien los cursos.

Los estudiantes “hombres y mujeres continuarán sus clases sin educación conjunta” en un “entorno seguro de estudio”, dijo Haqqani, citado por la agencia de noticias EFE.

El ministro justificó la medida argumentando que la educación conjunta impide a las mujeres concentrarse en sus estudios, a la vez que “es contraria al islam y a los valores culturales afganos”. De igual forma, aseveró, la disposición obedece a una solicitud hecha por sindicatos de profesores y estudiantes.

Además de estar segregadas, las universitarias afganas sólo podrán tomar cursos impartidos por profesoras. Tales cursos, al igual que todos los de educación superior, serán aprobados por los talibanes en una nueva malla curricular que conforman para garantizar que la educación se adapte “al islam y a la cultura afgana”.

La segregación por sexo regresa a las universidades afganas tras dos décadas de educación conjunta y mayores derechos y libertades para las mujeres.

Su implementación pone en tela de juicio el discurso de reconciliación y apertura esgrimido por los talibanes desde que recuperaron el poder en el país el pasado 15 de agosto, al tiempo que consagra las preocupaciones internacionales en torno a la restricción de los derechos de las mujeres.

Entre 1996 y 2001, período del anterior gobierno talibán en el país centroasiático, las afganas tenían prohibido trabajar o ir a la escuela, así como salir a las calles sin la compañía de un tutor masculino.

A finales de agosto, Abdulqahar Balji, miembro de la Comisión Cultural Afgana, afirmó que los derechos de las mujeres en un Afganistán nuevamente gobernado por talibanes serían esclarecidos y establecidos en diálogo con otras fuerzas del país, aunque enfatizó que la ley islámica es clara al respecto.

En entrevista con la cadena de televisión catarí Al Jazeera, Balji subrayó que “la ley islámica es conocida por todos y no hay ambigüedades sobre los derechos de las mujeres, y también los de los hombres y los niños”.

“Ahora estamos en una situación en que esperamos que durante las consultas queden más claros cuáles son estos derechos”, añadió, para luego precisar que “el punto de las conversaciones intraafganas era precisamente llegar a un acuerdo sobre lo que suponen esos derechos”.

Con información de EFE