Se cierra el agujero más grande en el Ártico
Confirman el cierre total del agujero más grande monitoreado de la capa de ozono en el hemisferio norte, provocada en el mes de febrero de manera inusual.
Agujero en la capa de ozono del Polo Norte
 

Reproduce este artículo

El agujero de la capa de ozono es un fenómeno que se presenta anualmente en las regiones polares. Es una abertura de la atmósfera terrestre que genera reducciones anormales en la capa de ozono.

Este fenómeno se empezó a estudiar en los años 80’s, acumulando pruebas de que al finalizar el invierno se formaba un agujero en la capa de ozono del polo sur, reduciendo el ozono un 50 % aproximadamente. 

El ozono es un gas en la naturaleza que se encuentra en la estratósfera entre 10 y 35 km de la tierra, que protege la vida en la Tierra de los niveles dañinos de la radiación ultravioleta del sol.

La presión baja y temperaturas congelantes en el Ártico, provocan un vórtice o torbellino polar. Por otro lado, la expulsión de químicos provocados por los productos usados por los seres humanos, generan este tipo de aberturas debilitando la capa.

Este año, este fenómeno se presentó de manera fuerte; inicialmente se conoció una ruptura en el mes de febrero, que pasó a ser un agujero, con el tiempo, este siguió creciendo hasta convertirse el agujero más grande registrado en el hemisferio norte,  alcanzó un área de alrededor de 20 millones de km2, hecho dado a conocer por Markus Rex, jefe del Departamento de Física Atmosférica del Instituto Alemán Alfred-Wegner.

Ésto ocurrió por un torbellino polar fuerte durante el invierno y a las bajas temperaturas en la estratósfera, generando nubes en las capas altas de la atmósfera, que concentran sustancias como los clorofluorocarbonos usados como fluido refrigerante.

El Centro Aeroespacial Alemán había pronosticado que para el mes de marzo este agujero se comenzaría a cerrar, como estaba pronosticado, el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio informó que ya había iniciado el proceso y finalmente, la Organización Meteorológica Mundial confirmó su cierre total.



Foto: La Vanguardia

Este agujero se cerró debido al aumento de las temperaturas en la estratósfera, acabando con la corriente de aire que rodea a la Antártida en las capas más bajas de la atmósfera. 

La organización afirma que la disminución de la contaminación del aire, debido al confinamiento y aislamiento obligatorio a nivel mundial, no fue un factor determinante para que se diera el cierre del agujero.

Una científica del programa Copérnico comenta que “es muy inusual que ocurra una reducción del ozono tan fuerte en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas fueron lo suficientemente bajas como para permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses”, desconociendo la causa exacta de este fenómeno, además, se realizarán estudios de modelización para conocer su origen. 

Este fenómeno se presentó de manera temporal, luego de que se diera una ola de calor y las corrientes de gran altitud se dividieran en dos, aumentando 20 °C más de la temperatura normal en esta zona en esta época del año; sin embargo, puesto a la fragmentación, puede volver a manifestarse próximamente dicho fenómeno.