Médicos hongkoneses piden a Lam que cierre la frontera con China por el virus

Un millar de trabajadores sanitarios hongkoneses comenzaron hoy una huelga para intentar forzar al Gobierno local a que selle la frontera con la China continental y prevenga el aumento de casos de coronavirus, que ha dejado al menos 361 muertos en el país asiático.

La protesta, protagonizada por médicos y enfermeras y que durará hasta el viernes, refleja los temores de la ciudad semiautónoma, que cuenta con un sistema sanitario relativamente seguro y asequible, y que ha tratado durante años a muchos chinos que acudían a la excolonia británica a dar a luz o a recibir tratamiento médico.

"Esta huelga es nuestra forma de negociar con el gobierno", aseguró a Efe una joven enfermera que se identificó como Alice y que participó en la protesta a las puertas del Hospital Queen Mary de Hong Kong.

"El número de casos (de infectados por coronavirus) sigue aumentando en China. Si la gente de allí continúa viniendo a Hong Kong, estaremos saturados. Queremos un cierre total de fronteras antes de seguir luchando contra la enfermedad", agregó.

"Los profesionales sanitarios -ilustró la enfermera- somos como una limpiadora fregando el suelo. El suelo está húmedo, pero si sigue saliendo agua del grifo, da igual cuántas fregonas haya, que nunca serán suficientes para secarlo".

Por el momento, Hong Kong cuenta con 15 infectados de coronavirus diagnosticados, 13 de los cuales habrían llegado a territorio hongkonés desde la China continental.

Los convocantes de la huelga, la Alianza de Empleados de la Autoridad Hospitalaria, han dado como fecha límite las 18.00 hora local de este lunes (10.00 GMT) para que el Gobierno atienda sus peticiones, incluido el cierre total de las fronteras.

El presidente del sindicato, Yu Wai-Ming, aseguró esta mañana que en caso contrario, la huelga pasará a una segunda fase este martes, en la que participarán 6.000 trabajadores del sector, lo que representa un 10 % del total de los sanitarios de la ciudad.

Horas antes del inicio de la huelga, la Policía halló dos bombas caseras en un tren estacionado en una parada de metro cerca de la frontera con China. Una de las bombas explotó este domingo sin causar heridos.

A través de un canal de la aplicación de mensajería de Telegram, los responsables expresaron que su intención era avisar a los ciudadanos de la China continental de que no viajaran a Hong Kong "a propagar el virus".

La Policía condenó el suceso y apuntó que los radicales que lo llevaron a cabo han colocado a la ciudad "más cerca del terrorismo".

Por el momento, al menos 361 personas han muerto (mas una en Filipinas) y 17.205 están diagnosticadas como infectadas por el coronavirus en el país asiático, según cifras oficiales de las autoridades sanitarias chinas.