Trump finaliza trato preferencial a Hong Kong y anuncia más sanciones a China por "extinguir la libertad"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes la firma de un decreto que pone fin al trato económico y comercial especial que daba a Hong Kong, además de sanciones a China por haber "extinguido la libertad" de la ciudad semiautónoma
Represión policial del régimen chino en Hong Kong
 

Reproduce este artículo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes la firma de un decreto que pone fin al trato económico y comercial especial que daba a Hong Kong, además de sanciones a China por haber "extinguido la libertad" de la ciudad semiautónoma.

"He firmado un decreto que pone fin al trato preferencial de Estados Unidos hacia Hong Kong. Ahora les trataremos igual que a la China continental", dijo Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

"No tendrán privilegios especiales, no tendrán un trato económico especial ni podrán exportarnos tecnologías delicadas. Además, ya saben que hemos puesto aranceles masivos a China", recordó el presidente estadounidense, sugiriendo que esas tasas se aplicarán también a los productos procedentes de Hong Kong.

El decreto de Trump supone un paso más respecto a su anuncio de mayo, cuando ya ordenó a su Gobierno reducir al mínimo el trato preferencial que da a Hong Kong, un estatus que contribuyó a que esa antigua colonia británica se convirtiera en centro financiero global a lo largo de las dos últimas décadas.

La medida forma parte de las represalias de Washington por la aprobación de la controvertida Ley de Seguridad Nacional sobre Hong Kong, que busca prohibir todo acto de "subversión contra el Gobierno" central chino en la ciudad semiautónoma y que Trump considera una vía para "oprimir" a ese territorio.

"Hoy he firmado una ley que me da herramientas nuevas y poderosas para que rindan cuentas aquellas personas y entidades implicadas en la extinción de la libertad de Hong Kong", subrayó.

Se refería a la Ley de la Autonomía de Hong Kong, aprobada recientemente por el Congreso y que permite al Gobierno de Trump imponer sanciones contra personas y bancos extranjeros que hayan contribuido a la presunta erosión de la autonomía de ese territorio.

 

 

"(Hong Kong) ya no va a poder competir con los mercados libres. Sospecho que mucha gente va a abandonar Hong Kong, y tendremos más volumen de negocio (en EE.UU.) gracias a eso, porque acabamos de perder a un gran competidor", opinó Trump.

El anuncio de Trump llegó horas después de que China anunciara sanciones a la empresa armamentística de origen estadounidense Lockheed Martin, y en plena escalada de tensiones con Pekín por Hong Kong, la pandemia de la COVID-19 y otras cuestiones.

Poco después, el Gobierno de China calificó consideró el anuncio una "grave interferencia en los asuntos internos" de su país y amenazó con tomar represalias.

Mediante un comunicado publicado en su página web, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino adelantó que, "para salvaguardar sus propios y legítimos intereses, China dará la respuesta adecuada e impondrá sanciones al personal y las autoridades estadounidenses competentes".

En opinión de Pekín, Trump intenta "obstruir" la puesta en marcha de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, un polémico texto impuesto por Pekín en la ciudad semiautónoma y que castiga hasta con cadena perpetua ciertos supuestos que, a ojos del Gobierno chino, suponen una amenaza para su seguridad e integridad territorial.

No obstante, abogados, activistas, periodistas y buena parte de la sociedad hongkonesa han mostrado su oposición a esta legislación, por miedo a que acabe con las libertades de que goza la excolonia británica y que, merced de la Declaración Sino-Británica de 1984 (el acuerdo que articuló el traspaso de la soberanía de manos británicas a chinas en 1997), habrían de mantenerse hasta al menos el año 2047.