China pone a Wuhan en cuarentena: 17 muertos y más de 500 infectados
Según medios especializados, el origen del nuevo coronavirus podrían ser las serpientes o los murciélagos, ambos a la venta en un mercado de animales de la ciudad china, que los considera animales comestibles
Cuarentena en Wuhan
 

Reproduce este artículo

Las autoridades chinas decidieron este miércoles cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos, e impedir cualquier salida de la ciudad “sin razones especiales”. Luego, Huanggan y Ezhou, en la misma provincia, también se sometieron a la cuarentena.

La ciudad ha cancelado los vuelos y trenes de salida mientras el país lucha contra la propagación del nuevo virus. La agencia oficial de noticias Xinhua dijo el jueves que la ciudad también pidió a la gente que no abandone el país, sin dar motivos específicos.

En una escueta circular publicada por el nuevo centro de control y prevención de la neumonía de la ciudad pasadas las 03.00 hora local (19.00 GMT de ayer) se establece que a partir de las 10.00 hora local (02.00 GMT) de hoy se suspenden el “transporte público urbano, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia”. Así pues, el aeropuerto y la estación de tren quedarán “temporalmente cerrados” y se prohíbe que ningún ciudadano “salga de Wuhan sin razones especiales” hasta nuevo aviso.

El llamamiento se produjo mientras la Organización Mundial de la Salud ha convocado a un grupo de expertos independientes para asesorar si el brote debe declararse una emergencia global. El número de casos nuevos ha aumentado considerablemente en China, el centro del brote.

Diecisiete personas murieron, todas en la provincia de Hubei, desde que surgió el brote en su capital provincial, Wuhan, a fines del mes pasado, anunciaron funcionarios el miércoles por la noche. También dijeron que la provincia ha confirmado 444 casos allí.

Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y Taiwán han reportado un caso cada uno. Todos los enfermos eran personas de Wuhan o que recientemente viajaron allí.

La enfermedad proviene de un tipo de coronavirus recientemente identificado, una familia de virus que puede causar el resfriado común y enfermedades más graves, como el brote de SARS que se propagó de China a más de una docena de países en 2002-2003 y mató a unas 800 personas.

Según medios especializados, dos tipos de serpiente, el krait chino y la cobra china, podrían ser la fuente original del virus recientemente descubierto.

Utilizando muestras del virus aisladas de pacientes, los científicos chinos determinaron el código genético del virus y utilizaron microscopios para fotografiarlo. El patógeno responsable de esta pandemia es un nuevo coronavirus. Está en la misma familia de virus que el conocido coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV), que han matado a cientos de personas en los últimos 17 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha nombrado el nuevo coronavirus 2019-nCoV.

 

El nombre del coronavirus proviene de su forma, que se asemeja a una corona o corona solar cuando se toma una imagen usando un microscopio electrónico.

El coronavirus se transmite a través del aire e infecta principalmente el tracto respiratorio superior y el tracto gastrointestinal de mamíferos y aves. Aunque la mayoría de los miembros de la familia del coronavirus solo causan síntomas leves similares a la gripe durante la infección, el SARS-CoV y el MERS-CoV pueden infectar las vías respiratorias superiores e inferiores y causar enfermedades respiratorias graves y otras complicaciones en los humanos.

Desafortunadamente, no existe una vacuna aprobada o tratamiento antiviral disponible para la infección por coronavirus. Una mejor comprensión del ciclo de vida de 2019-nCoV, incluida la fuente del virus, cómo se transmite y cómo se replica, es necesario tanto para prevenir como para tratar la enfermedad.

Tanto el SARS como el MERS se clasifican como enfermedades virales zoonóticas, lo que significa que los primeros pacientes infectados adquirieron estos virus directamente de los animales. Esto fue posible porque mientras estaba en el huésped animal, el virus había adquirido una serie de mutaciones genéticas que le permitieron infectar y multiplicarse dentro de los humanos.

Ahora estos virus pueden transmitirse de persona a persona. Los estudios de campo han revelado que la fuente original de SARS-CoV y MERS-CoV es el murciélago, y que las civetas de palma (un mamífero nativo de Asia y África) y los camellos, respectivamente, sirvieron como anfitriones intermedios entre murciélagos y humanos.

En el caso de este brote de coronavirus de 2019, los informes indican que la mayoría del primer grupo de pacientes hospitalizados eran trabajadores o clientes en un mercado mayorista local de mariscos que también vendía carnes procesadas y animales consumibles vivos, como aves de corral, burros, ovejas, cerdos, camellos, zorros, tejones, ratas de bambú, erizos y reptiles. Sin embargo, dado que nadie ha informado haber encontrado un coronavirus que infecte animales acuáticos, es posible que el coronavirus se haya originado en otros animales vendidos en ese mercado.

La hipótesis de que el 2019-nCoV saltó de un animal en el mercado está fuertemente respaldada por una nueva publicación en el Journal of Medical Virology. Los científicos realizaron un análisis y compararon las secuencias genéticas de 2019-nCoV y todos los otros coronavirus conocidos.

El estudio del código genético de 2019-nCoV revela que el nuevo virus está más estrechamente relacionado con dos muestras de coronavirus similares a SARS de murciélago de China, lo que sugiere inicialmente que el murciélago también podría ser el origen de 2019-nCoV. Los autores descubrieron además que la secuencia de codificación del ARN viral de la proteína espiga 2019-nCoV, que forma la "corona" de la partícula viral que reconoce el receptor en una célula huésped, indica que el virus murciélago podría haber mutado antes de infectar a las personas.

Pero cuando los investigadores realizaron un análisis bioinformático más detallado de la secuencia de 2019-nCoV, sugirieron que este coronavirus podría provenir de serpientes.

Las serpientes a menudo cazan murciélagos en estado salvaje. Los informes indican que las serpientes se vendieron en el mercado local de mariscos en Wuhan, lo que aumenta la posibilidad de que el 2019-nCoV haya saltado de la especie huésped (murciélagos) a las serpientes y luego a los humanos al comienzo de este brote de coronavirus. Sin embargo, la forma en que el virus podría adaptarse tanto a los huéspedes de sangre fría como a los de sangre caliente sigue siendo un misterio.

En China, tanto las serpientes como los murciélagos se consideran animales comestibles.

(Con información de agencias).