Justicia de Bolivia emitirá orden de aprehensión contra Evo Morales: presidenta boliviana
El senador Oscar Ortiz anunció una investigación a empresas presuntamente vinculadas a Morales y Álvaro García Linera.
Evo Morales

La Justicia de Bolivia emitiría en los próximos días una orden de aprehensión contra el expresidente Evo Morales, que se encuentra en Argentina como refugiado, debido a acusaciones de sedición y terrorismo, dijo el sábado la presidenta boliviana interina Jeanine Añez.

La declaración de Añez se produce dos días después de que Morales arribó a Argentina, donde el Gobierno del presidente Alberto Fernández lo recibió como refugiado, después de haber permanecido asilado un mes en México.

El senador boliviano Oscar Ortiz anunció una investigación a un conglomerado de empresas presuntamente vinculadas a Morales y su ex vicepresidente Álvaro García Linera.

“La Fiscalía tiene que investigar a este grupo de empresas para que lleguemos a conocer el fondo de la verdad sobre quiénes eran los verdaderos dueños y de dónde habrían sacado los recursos para hacerse del control de las mismas”, declaró a la prensa local el legislador.

Las empresas involucradas son las cadenas de televisión ATB y PAT, el diario La Razón, la agroindustrial Gravetal y la administradora de fondos de jubilación ProVida.

Para Ortiz, el caso “demuestra el abuso del poder que utilizó el anterior gobierno y que se transformaba en beneficios económicos”. El senador sostuvo que en este asunto “hay un problema de corrupción muy serio”.
 

“Él puede regresar cuando quiera, él se salió porque quiso”, dijo a periodistas Añez, que agregó que, sin embargo, “seguramente en los próximos días se va a emitir esa orden de aprehensión (contra Morales) porque nosotros ya hemos hecho las denuncias” ante la Justicia.

Morales viajó a Argentina luego de haberse asilado a mediados de noviembre en México, a los pocos días de renunciar a su cargo en medio de una crisis política en Bolivia tras la publicación de un informe de la Organización de Estados Americanos sobre graves irregularidades en las elecciones presidenciales de octubre.

El líder indígena había obtenido su cuarto mandato consecutivo en esos comicios. Morales renunció bajo presión de las fuerzas armadas en lo que él ha denominado un golpe de Estado.

“Él fue el causante de tanta convulsión (...) Esperamos que no nos provoque sedición y terrorismo desde donde está”, dijo Añez sobre Morales, que tras arribar a Buenos Aires, se trasladó a la ciudad de Orán en la norteña provincia de Salta, que limita con la frontera austral de Bolivia.

Tal como ya había hecho la Cancillería, la presidenta interina solicitó a la Argentina que le exija a Morales abstenerse de realizar declaraciones políticas en apego a su condición de refugiado. “Si no es así, haremos las acciones que sean pertinentes. Bolivia se respeta”, cerró.

Hasta el momento, Morales ha continuado, como hacía en México, con la publicación de tuits con tintes políticos en contra de Áñez y líderes de la oposición, como su rival en los últimos sufragios, Carlos Mesa.