La carrera nuclear de Irán: el tema central del canciller israelí de visita en EEUU

"Israel se reserva el derecho de actuar contra el programa nuclear iraní en cualquier momento, en cualquier situación y de cualquier forma", ha reiterado este miércoles Yair Lapid.
Canciller israelí Yair Lapid durante su visita a los Estados Unidos. Fotografía difundida en su cuenta de Twitter.
 

Reproduce este artículo

El canciller israelí Yair Lapid ha dicho este miércoles en Washington, durante un encuentro con su homólogo, Antony Blinken, que en el centro de su visita a los Estados Unidos está la preocupación por la carrera nuclear de Irán que ha traspasado el umbral.

Lapid agregó que "Israel se reserva el derecho de actuar contra el programa nuclear iraní en cualquier momento, en cualquier situación y de cualquier forma. Este no es solo nuestro derecho, sino nuestro deber. Irán ha anunciado públicamente que quiere borrarnos de la faz de la tierra. No tenemos intenciones de ser borrados", expresó el ministro en su cuenta de Twitter.

En el informe Axios de este miércoles el experto israelí Barak Ravid analizó la situación y dijo que la administración Biden está lidiando con un nuevo dilema mientras las negociaciones nucleares con Irán permanecen congeladas.

El dilema consiste en si una mayor presión sobre Irán ayudaría a que los iraníes vuelvan al acuerdo de 2015 o llevaría a Irán a escalar su programa nuclear, según le dijeron funcionarios estadounidenses e israelíes a Ravid.

El experto estima importante este asunto porque el programa nuclear iraní ha logrado avances significativos en los últimos meses que serán difíciles de revertir.

Lo anterior podría socavar los beneficios de salvar el acuerdo de 2015, especialmente si no se llega a un acuerdo pronto.

En ese sentido, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, advirtió al asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan, durante la reunión en la Casa Blanca ayer martes, la amenaza potencial iraní que ha traspasado el umbral nuclear.

Lapid le dijo a Sullivan que, dado el estancamiento actual, existe la necesidad de un plan alternativo al acuerdo nuclear.

En suma, el dilema iraní estuvo en el centro de la última ronda de conversaciones estratégicas entre Estados Unidos e Israel sobre el programa nuclear de ese país, dijo Ravid siguiendo la información que le suministraron funcionarios israelíes.

La parte israelí presionó al equipo estadounidense, encabezado por Sullivan, para que ejerza más presión sobre Irán a través de sanciones adicionales y operaciones contra su programa nuclear.

Israel ha pedido que se advierta a Irán de que una opción militar podría estar sobre la mesa si ese país continúa con sus provocaciones nucleares, indicaron funcionarios israelíes.

La parte estadounidense estuvo de acuerdo en la necesidad de contrarrestar las últimas acciones de Irán, pero dijo que le preocupa que tales medidas puedan generar una reacción violenta.

Los intentos de sabotaje que Irán atribuyó a Israel, en lo que respecta a los daños en las instalaciones de centrifugado avanzado, llevaron a los iraníes a intensificar su programa y les dieron un pretexto para limitar el acceso de los inspectores de la ONU, según indicaron a Ravid fuentes informadas sobre este tema.

El gobierno de Israel también preguntó a los Estados Unidos si tiene una fecha límite para poner fin al limbo actual y tomar alguna medida contra Irán, según comentaron funcionarios israelíes.

El gobierno de los Estados Unidos respondió que espera que la creciente presión sobre Irán, por parte de Rusia, y las dificultades económicas que enfrenta Teherán, puedan llevar al régimen chií de regreso al acuerdo nuclear.

El tema Irán se trata con pinzas en Washington, según se infiere del informe presentado por Ravid, a la hora de evaluar los distintos factores que inciden en la forma de aproximarse al régimen de los ayatolas e identificar los puntos de presión convenientes, así como las medidas que podrían llegar a ser contraproducentes.

Un funcionario israelí le dijo a Ravid que el dilema de los Estados Unidos respecto a Irán es real e Israel lo entiende. “Sabemos que están buscando el equilibrio adecuado, pero queremos saber cuánto tiempo llevará”, dijo.

Un alto funcionario estadounidense le indicó a Ravid: “Dada la presión que sufre Irán, queremos ver qué pasos serán efectivos y qué pasos podrían ser contraproducentes. Por lo tanto, estamos involucrados en conversaciones detalladas y estratégicas con socios y aliados sobre qué pasos realmente nos acercarán más a nuestro objetivo compartido: garantizar que Irán nunca pueda desarrollar un arma nuclear”, puntualizó el experto.

No obstante, Rob Malley, enviado de Estados Unidos para Irán, dijo durante un evento virtual en el Carnegie Endowment, que el nuevo gobierno iraní no quiere retornar o ceñirse al cumplimiento pleno del acuerdo nuclear de 2015.

Con lo cual, la evaluación de Malley resultó más pesimista acerca del nivel en el que se encuentran las conversaciones con Irán.

Irán transmite señales a los Estados Unidos de que tiene que prepararse para un desafío  nuclear en su pretensión ilimitada de avanzar en este campo.

Los Estados Unidos deben considerar opciones, mientras presionan para que Irán vuelva al trato, siguiendo la perspectiva de Malley quien viajará en los próximos días a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar para discutir la cuestión nuclear de Irán.

Tags