El abrazo tardío de la administración Biden a los Acuerdos de Abraham

El impulso y la resignificación de los Acuerdos de Abraham por parte de la administración demócrata pueden ser un logro para el gobierno Biden tras su salida de Afganistán.
El canciller israelí Yair Lapid durante su visita a Washington. Foto difundida en su cuenta de Twitter. Crédito Shlomi Amsalem/GPO
 

Reproduce este artículo

Barak Ravid analizó en el informe AXIOS de este miércoles la reunión trilateral entre el secretario de Estado Antony Blinken y los ministros de Relaciones Exteriores de Israel y de los Emiratos Árabes Unidos.

Ravid indicó que esta reunión “personificó el tardío abrazo de la administración Biden a los Acuerdos de Abraham”.

El tema es importante, dijo Ravid, porque “los acuerdos de normalización alcanzados entre Israel y cuatro países árabes fueron el logro histórico de la política exterior de Donald Trump, y si bien la administración Biden dijo hace mucho tiempo que quiere impulsarlos, solo recientemente ha comenzado a tomar medidas en esa dirección”, añadió el experto israelí.

Al principio, los altos funcionarios de la administración Biden se mostraron reacios a utilizar el término "Acuerdos de Abraham", que está tan estrechamente asociado con Trump.

Pero desde el primer aniversario, en septiembre, la administración Biden no solo ha estado discutiendo los acuerdos sino también celebrándolos.

El secretario de Estado, Antony Blinken, celebró una reunión virtual el mes pasado con sus homólogos de Israel, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Marruecos para celebrar el primer aniversario de los "Acuerdos de Abraham".

Adicionalmente, diplomáticos estadounidenses se unieron a una visita pública de los ministros de Relaciones Exteriores de Israel y Bahréin a la sede de la quinta flota en Manama, y ​​el encargado de negocios estadounidense en Jerusalén habló junto a Jared Kushner en un evento para celebrar los acuerdos en la Knesset israelí, describió Ravid.

Entre líneas, deslizó el experto, funcionarios israelíes y emiratíes consideran que la administración Biden está tratando de contrarrestar la narrativa que apunta a su desconexión de esa región, particularmente después de la retirada de Afganistán.

El impulso y la resignificación de los Acuerdos de Abraham por parte de la administración demócrata pueden ser un logro para este gobierno. "Entendieron que puede ser una victoria para ellos después de Afganistán", le dijo a Ravid un funcionario israelí, señalando que los acuerdos proporcionan una agenda positiva en esa región.

El fortalecimiento de los Acuerdos de Abraham, así como lograr que más países se unan, ocupó un lugar destacado en las reuniones que el canciller israelí, Yair Lapid, mantuvo el martes con la vicepresidenta Kamala Harris y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan.

El principal punto de acción en la reunión trilateral fue la formación de dos equipos trilaterales, uno sobre la promoción de la convivencia religiosa y el otro sobre la cooperación en agua y energía.

La administración Biden está tratando de que Sudán firme un acuerdo de normalización con Israel que ha estado en el estante durante meses. La crisis política interna de Sudán está frenando el avance en esa dirección, constató el informe AXIOS.

Hacia el mediodía de este miércoles, Yair Lapid compartió una fotografía del encuentro con sus homólogos de los Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos, acompañada de un tuit en el que celebraba el encuentro: “Estamos escribiendo un nuevo capítulo en la historia. Es una alianza de moderados que se ocupa de la vida con la esperanza de ser optimistas al mirar hacia el futuro. Les agradezco a ambos por esta alianza, por la membresía, inspira esperanza en todo el mundo”, añadió el canciller israelí.

La carrera nuclear de Irán ha sido el tema central del canciller israelí durante su visita a los Estados Unidos.

Tags