Indignación entre médicos angolanos por pagos a cubanos
Médicos de Angola han manifestado su indignación y molestia con el hecho de que el gobierno pague a los colaboradores cubanos incluso hasta 10 veces más de lo que muchos de ellos ganan
Médicos cubanos en Angola. Foto: EFE

La Unión Nacional de Médicos de Angola (SINMEA) manifestó su indignación por el hecho de que los galenos cubanos que colaboran en la lucha contra el COVID-19 en el país cobran mucho más, en ocasiones hasta 10 veces, que los médicos nacionales.

A partir de la revelación del Ministerio de Salud de la nación africana de que el costo promedio mensual de cada médico de la isla es de cinco mil dólares, la SINMEA acusó al gobierno de “devaluar” a los galenos de Angola.

Si bien la organización entiende que lo que se paga a los cubanos no es mucho, por sus esfuerzos frente a la pandemia, demanda que se pague lo mismo a los nacionales, muchos de ellos formados en escuelas cubanas de medicina, incluso como compañeros de clase o habitación de algunos de los cubanos que hoy asisten en la lucha contra la COVID-19.

Asimismo, el sindicato médico exige que, al igual que sucede con los profesionales de la salud de Angola, los provenientes de Cuba sean sometidos a concurso público. 

“Llegan al país y se ríen del angoleño que, en Cuba, estudió en la misma habitación y aquí está devaluado”, señala una nota firmada por el presidente de la organización gremial, Adriano Manuel, a la que el medio local Novo Jornal tuvo acceso.

Manuel critica que cuando se dice que cinco mil dólares es el desembolso promedio por profesional, es que hay algunos que cobran mucho más que eso, lo cual contrasta con los salarios de los médicos nacionales, algunos de los cuales ganan hasta 10 veces menos que ese monto promedio.

Sin embargo, críticas como éstas, incluso con amenazas de eventuales paro de labores, parecen ser desestimadas por Luanda, cuya ministra de Salud, Sílvia Lutucuta, explicó que los más de 200 profesionales de la salud cubanos recibidos en abril están haciendo una “doble función: capacitar al personal angoleño y brindar asistencia”.

De acuerdo con la funcionaria, su país tiene poco personal especializado, por lo cual es necesario invertir en capacitación y el equipo cubano, afirmó, está integrado por médicos de varias especialidades, con dominio de las características de la enfermedad pandémica y los medios y formas de enfrentarla.

Según detalló Novo Jornal, los cubanos están dispersos en los 164 municipios de Angola para reforzar el Sistema Nacional de Salud, fundamentalmente en especialidades como neumología, cuidados intensivos, virología y enfermedades infecciosas.

Pese al gran desembolso del gobierno angolano en los médicos de la isla, éstos llegan a ver en calidad de salario o ingreso personal sólo un porciento mínimo de lo que realmente se paga por cada uno de ellos. La mayor parte del dinero va a las arcas del régimen cubano, que tiene en las misiones médicas de colaboración una de sus principales fuentes de ingresos.

La retención o apropiación de la mayor parte del salario de los médicos por parte de la Estado ha sido cuestionada por varias ONGs y organizaciones internacionales, que además acusan a las misiones médicas de La Habana de fomentar condiciones de trabajo similares a las de la trata de personas.