Hija de expresidente dos Santos robó millones de dólares al pueblo angoleño

La integridad de otro aliado de la clase gobernante cubana está en duda, así como la de ella también siempre ha estado envuelta en sombras, misterios y escándalos para nada congruentes con lo que predica
Raúl Castro y dos Santos en el Palacio de la Revolución. Foto tomada de Granma
 

Reproduce este artículo

Es muy probable que en Cuba no leamos al respecto, pero resulta que las acusaciones de corrupción que han caído sobre el expresidente angoleño José Eduardo dos Santos, íntimo amigo del régimen y sus líderes, ahora se trasladan a su hija Isabel, la mujer más rica de África.

Según una investigación periodística publicada este domingo, de la que muchos medios se hacen eco, excepto quizás los oficiales de Cuba, Isabel dos Santos desvió cientos de millones de dólares del erario público hacia cuentas personales asentadas en paraísos fiscales.

La autoría de la investigación recae en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), el mismo que en 2016 filtró los documentos confidenciales sobre paraísos fiscales conocidos como "Panama Papers". Asentado en Nueva York, el ICIJ filtró ahora otro conjunto de documentos que ya se conocen como las "Luanda Leaks" (filtraciones de Luanda).

Centrada en la hija de dos Santos, que presidió Angola desde 1979 hasta 2017, la investigación del ICIJ se basa en el análisis de más de 715 mil documentos para mostrar las fallas del sistema regulatorio internacional que permitieron que Isabel llegase a amasar su actual fortuna, cifrada en dos mil 200 millones de dólares por la revista Forbes.

Radio Francia Internacional recordó que la fiscalía de Angola congeló en diciembre las cuentas y los activos de Isabel, empresaria de 46 años y otrora directora de la compañía nacional de petróleos, Sonangol, y de su marido, el congoleño Sindika Dokolo, una acción que ella tildó de “vendetta política” sin fundamento.

Sin embargo, tal y como sugieren los documentos filtrados, quizás la fiscalía de la nación africana tuvo motivos de sobra para emprender acciones financieras contra la hija del exmandatario, aunque ésta, Twitter mediante, desmintió las acusaciones y tildó a los periodistas que llevaron a cabo la investigación de “mentirosos”.

"Mi fortuna está construida con mi carácter, mi inteligencia, educación, mi capacidad de trabajo, perseverancia", escribió dos Santos hija en su perfil de la red social del pájaro azul.

En el reporte de su investigación, el ICIJ aseguró que sus investigadores encontraron evidencia de cómo “un ejército de firmas financieras occidentales, abogados, contadores, funcionarios gubernamentales y compañías de gestión” ayudaron a que Isabel y su esposo escondieran activos de las autoridades en paraísos fiscales.

A falta de que se compruebe todo lo filtrado, lo cierto es que la sombra de la corrupción vuelve a cernirse sobre otra familia política de presunta izquierda y defensa de lo justo y lo social. La integridad de otro aliado de la clase gobernante cubana está en duda, así como la de ella también siempre ha estado envuelta en sombras, misterios y escándalos para nada congruentes con lo que predica.