Fronteras de Panamá continuarán cerradas al menos hasta el 21 de agosto
El gobierno panameño decidió prorrogar por cuarta ocasión el cierre de sus fronteras aéreas que, tras la nueva medida, permanecerán en ese estado al menos hasta el 21 de agosto
Aeropuerto Panamá
 

Reproduce este artículo

El gobierno panameño decidió prorrogar por cuarta ocasión el cierre de sus fronteras aéreas que, tras la nueva medida, permanecerán en ese estado al menos hasta el 21 de agosto, excepto para los vuelos de carácter humanitario y aquellos que transporten insumos para el enfrentamiento a la COVID-19.

La resolución de la Autoridad de Aeronáutica Civil (AAC) de la nación centroamericana fue justificada por “razones de salud pública”. Según detalló a través de un comunicado el aeropuerto de Tocumen, la medida empezará a contar a partir de las 11:59 horas del 22 de julio de 2020, fecha en que expira el plazo anterior.

Panamá suspendió desde el domingo 22 de marzo todos los vuelos comerciales para mitigar la propagación de la COVID-19 en el país, donde los casos ascienden a más de 51 mil personas y las muertes rebasan el millar.

La nueva postergación afecta directamente los planes de aerolíneas como Copa Airlines y Wingo, ambas panameñas, que anunciaron la apertura de operaciones comerciales para inicios de agosto. Asimismo, fue una respuesta negativa a la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por su sigla en inglés), que el jueves pasado solicitó al gobierno la reapertura del transporte aéreo, un sector que considera preparado para el reinicio de operaciones.

Muchos cubanos están atentos el reinicio de los vuelos comerciales que enlazan Cuba y Panamá, país al que acuden para comprar mercancías que luego revenden en la isla como medio de obtención de buenos dividendos. Es una venta casi segura por la escasez y el desabastecimiento constantes de la isla, aunque muchos avizoran que la pandemia podría significar el fin del negocio de las ‘mulas’, como es referida en Cuba esta actividad informal, dado que las aerolíneas han reducido drásticamente por motivos sanitarios la cantidad de equipaje que se puede documentar en los vuelos a Cuba.