España supera a China en muertes por covid-19

España superó a China en muertes por coronavirus con 3434 fallecidos. En China, donde ya está controlada la pandemia, los fallecidos ascienden a 3287.

Con estas cifras, España se convierte en el segundo país del mundo por número de muertos con coronavirus, solo por detrás de Italia (con más de 6800), según el último balance del Ministerio de Sanidad.

En cuanto a contagiados, se cuentan ya 47 610, es decir, 7 937 más que en las 24 horas anteriores, con lo que los infectados han crecido un 20%. Por comparar, en la jornada anterior los fallecidos crecieron un 23%, mientras que los infectados lo hicieron también en un 20%. Hay 26 960 personas hospitalizadas, de las cuales 3166 están en UCI, mientras que 5367 han recibido ya el alta.

Fernando Simón, coordinador de Emergencias del Ministerio de Sanidad, destacó que el alza en el uso de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ha sido menor que el de la jornada anterior, con un 18%, por lo que es de esperar que, lamentablemente, “la carga sobre los servicios sanitarios seguirá creciendo en los próximos días”.

Simón confía en que en pocos días se logre doblar la curva de contagios. “La estabilización del número de fallecidos está ligada al pico de la curva. Estamos muy cerca de ese pico, aunque no me atrevo a decir si hemos llegado. Pero las tendencias que estamos observando nos indican que nos estamos aproximando”. Esto supondría que España habría logrado el control de la pandemia y podría ir reduciéndola poco a poco.


En cuanto a datos positivos, ha destacado que se está estabilizando el porcentaje de incremento de los nuevos hospitalizados, de nuevos casos y de uso de Unidades de Cuidados Intensivos. “El uso de UCI es muy desigual en las diferentes comunidades autónomas. Cuanto más consigamos doblegar la curva, más fácil será el trasvase de recursos de unas comunidades a otras”.

El objetivo del confinamiento es reducir los contactos de riesgo y, según Simón, “ese objetivo se ha conseguido. Tenemos una movilidad muy reducida, entre el 5% y el 10% del habitual. Y una reducción de los contactos sociales casi completa”.

Por eso, ahora queda una labor pedagógica para que también se reduzcan los contactos en el propio domicilio. “El riesgo no está solo fuera. Si una persona inicia síntomas en casa, tiene que separarse de la unidad familiar en una habitación. Es igual de importante que evitar los contactos de riesgo fuera del domicilio”.