EEUU advierte a migrantes que ya no podrán usar el asilo para radicarse en esa nación

la administración Trump quiere cerrar todas las ventanas legales para que migrantes irregulares ya no pidan asilo al llegar a la frontera entre México y Estados Unidos
Mauricio Claver-Carone, asesor para Latinoamérica del mandatario de Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

Guatemala, 19 sep (ADN CUBA).- EE.UU. advirtió que ya no se podrá usar falsamente el recurso de asilo para migrar ilegalmente a la nación del norte, durante una conferencia telefónica que sostuvo con medios de prensa Mauricio Claver-Carone, asesor para Latinoamérica del mandatario de Estados Unidos, Donald Trump.

“Los tiempos de tergiversar la ley, de estos grupos criminales, de organizar, manipular, poner a sus vidas en peligro con estos agujeros, tergiversando y mintiendo para poder llegar a EE.UU. ilegalmente, esos tiempos se acabaron”, afirmó Mauricio Claver-Carone, declaraciones que fueron retomadas por Diario El Mundo, de El Salvador.

De ese modo, la administración Trump quiere cerrar todas las ventanas legales para que migrantes irregulares ya no pidan asilo al llegar a la frontera entre México y Estados Unidos.

Por ello, los EEUU se han esforzado para amarrar acuerdos de “tercer países”, o pactos migratorios de otro tipo, con sus vecinos del sur: México y las naciones centroamericanas que conforman el llamado Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Eso quiere decir que los migrantes no tengan que llegar hasta la frontera con Estados Unidos y pedir asilo a las autoridades estadounidenses, como lo habían hecho hasta hace poco miles de centroamericanos.

 

En junio, México se vio obligado a reforzar con efectivos militares su frontera sur con Guatemala, luego de que el presidente Donald Trump amenazara con imponer aranceles a las importaciones de México si esta nación no daba muestras de querer frenar el flujo de migrantes que atraviesan ese país en ruta hacia Estados Unidos.

El Gobierno estadounidense también presionó a Guatemala para que aceptara convertirse en un país tercer país seguro, una denominación aplicable a aquellas naciones que ofrecen brindar asilo o protección a personas que huyen de sus países de origen.

Esa protección nació en Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, vigente desde 1951, que establece que cuando una persona deja su país para solicitar asilo en otro pero este se niega a recibirlo, lo puede remitir a un tercero que ofrezca las mismas condiciones de protección.

Guatemala se vio obligada a aceptar esa denominación, en medio de fuertes críticas de organizaciones sociales que señalaron que ese país no tiene las condiciones para dar cabida a personas que buscan asilo.

 

 

Claver-Carone, que recordó que su país ha estado reforzando su frontera sur e incrementado la aplicación de la ley, apuntó que una de las medidas que está tomando su Gobierno para frenar la migración irregular son los acuerdos con México, Honduras y El Salvador.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha negado en reiteradas ocasiones que México se vaya a convertir en un "un tercer país seguro", igual que Honduras, pero este último sí reconoció, aunque sin dar detalles de los términos, que están negociando un convenio bilateral con Estados Unidos pero "completamente diferente" al que firmó con Guatemala.

Precisamente hablando de la cooperación regional, Claver-Carone explicó este jueves que cada negociación se realiza de forma bilateral, atendiendo a la capacidad y a los flujos de personas que atraviesan esos países, por lo que los acuerdos serán distintos.

En este sentido, celebró que los cuatro países estén poniendo "un pequeño grano de arena para lidiar con este problema", combatir el crimen organizado y crear un proceso transparente que permita "pasar esta página" y trabajar conjuntamente para crear verdaderas oportunidades de trabajo.