Bolsonaro votará en la ONU a favor del embargo a Cuba

Según fuentes diplomáticas, Brasil cambiará una política de 27 años y votará en la ONU en contra de la resolución que pide el fin del embargo la isla.
Bolsonaro votará en la ONU a favor del embargo a Cuba
 

Reproduce este artículo

El gobierno brasileño se prepara para romper una tradición de casi tres décadas y votar por primera vez en la Asamblea General de la ONU a favor del embargo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, que se aplica desde 1962.

Esta posición está en línea con las recientes críticas del presidente JAir Bolsonaro a los regímenes político de Cuba y Venezuela, y en consonancia con sus excelentes relaciones con la administración Trump.

Desde 1992, la Asamblea General ha aprobado ampliamente una resolución que pide el fin del embargo, iniciada en el contexto de la Guerra Fría, tres años después de la revolución socialista en la isla, y promulgada por el Congreso de los Estados Unidos en 1992. El año pasado, el texto fue aprobado por 189 votos a favor y solo dos en contra, de Estados Unidos e Israel, sin abstención. Brasil siempre ha votado por poner fin al embargo.

Este año, la misma resolución se someterá a votación en la Asamblea General del 6 al 7 de noviembre. La decisión del ministro Ernesto Araújo fue que Brasil votara en contra del texto, pero según la prensa brasileña los diplomáticos todavía están tratando de convencerlo de que opte por la abstención, lo que tampoco tendría precedentes en el caso brasileño, pero sería menos duro que el voto contra Cuba.

Según fuentes del gobierno brasileño escuchadas por GLOBO, la posición del ministro es consistente con la nueva política exterior de Brasil. "Hoy tenemos una posición clara en defensa de la libertad y la democracia", dijo una fuente gubernamental de alto rango. Buscado, Itamaraty informó que "Brasil no comenta previamente sobre las decisiones de votación sobre las resoluciones de las Naciones Unidas".

La resolución de la ONU que argumenta que el embargo es contrario a la libertad de comercio y navegación consagrada en el derecho internacional. El año pasado, el canciller cubano dijo en la ONU que el bloqueo ya ha causado un daño estimado de $ 993.679 millones a su país.

El gobierno brasileño está de acuerdo con la evaluación de la Casa Blanca de que Cuba brinda un apoyo relevante para la permanencia de Nicolás Maduro en el poder en Venezuela. Desde que asumió el cargo en enero de este año, Bolsonaro ha estado criticando a La Habana. Esas críticas llevaron a que Cuba retirase de Brasil a sus 8,000 profesionales del programa Mais Médicos.

A fines del mes pasado, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó las declaraciones de Bolsonaro en su discurso de la ONU de que los médicos de la isla que participan en el programa serían agentes comunistas infiltrados en Brasil. El séquito cubano incluso se retiró de la Asamblea General tras el ataque del presidente brasileño.

En 2016, durante la presidencia de Barack Obama, por primera vez Estados Unidos se abstuvo de votar sobre la resolución de la Asamblea General que llama a poner fin al bloqueo.

Sin embargo, tras la llegada de Donald Trump al poder, las sanciones contra la isla se han endurecido. Este año, las sanciones estadounidenses contra las exportaciones petroleras venezolanas afectaron severamente a Cuba al reducir las ventas de combustible subsidiado de Caracas a La Habana.

Tags