Venezuela regresa al control de precios con un salario mínimo de 4 dólares

Desde este lunes 27 el Gobierno de Venezuela inicia con el control de precios de 27 productos básicos
Una treintena de productos están sujetos al control de precios en Venezuela. Foto: Daisy Galaviz
 

Reproduce este artículo

Después de casi un año y medio, el gobierno de Nicolás Maduro retomó la política de control de precios de la cesta básica. Desde este lunes, 27 de abril, en Venezuela entra en vigencia una lista de precios que serán obligatorios para 27 productos de la canasta básica.

La justificación: “evitar la especulación,” tal como lo aseguró este 26 de abril el vicepresidente sectorial del Área Económica, Tareck El Aissami.

Según El Aissami “con la firma de precios acordados y la fiscalización nacional, vamos a buscar un punto de equilibrio nuevamente en el mercado”, e indicó que los montos fijados se lograron a través de acuerdos con industrias y las cadenas de distribución de Venezuela.

Sin embargo, el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Adán Celis, aseguró que las nuevas políticas de control de precios tomadas por el Ejecutivo son “unilaterales, y se traducen en escasez, reaparición del bachaqueo (reventa) y deterioro del salario de los venezolanos”.

Desde este domingo, en las redes sociales se han divulgado los nuevos precios que tendrán los 27 rubros alimenticios, los cuales se actualizarán de acuerdo con el tipo de cambio oficial que publica diariamente el Banco Central de Venezuela (BCV).

 

 

En lo que va de año, esta tasa oficial ha aumentado porcentualmente más que el dólar paralelo. Su valor este 27 de abril es de 171.000 bolívares por dólar, y el del paralelo llegó a los 195.000 por dólar. 

 

Un nuevo salario mínimo de 4 dólares no alcanza para dos kilos de carne

Este 27 de abril, el ministro de Trabajo de Venezuela, Eduardo Piñate, informó que el salario mínimo, que desde enero pasado se situaba en 250.000 bolívares, pasará desde este 1° de mayo a 400.000 bolívares.

También fue aumentado el bono de alimentación, el cual subió de 200.000 a 400.000 bolívares, para un ajuste total de 800.000 bolívares, igual a 4,1 dólares, si se calcula con el tipo de cambio paralelo que en la tarde de este lunes alcanzó un promedio de 195.000 bolívares.

Con este nuevo salario mínimo un venezolano, que trabaje para el Estado o cualquier empresa privada que le pague mensualmente la cantidad mínima fijada en el país, que desee adquirir los 27 productos básicos regulados por el gobierno de Maduro necesita 32,65 dólares o reunir 7,9 salarios mínimos.

 

 

Con el cobro de 4,1 dólares al mes, al trabajador venezolano le alcanza para comprar un kilo de carne de tercera, fijado desde este lunes en 2,40 dólares y casi un kilo de queso, ubicado en 2,30 dólares. La cuenta da 4,70 dólares, y quedará debiendo al abasto.

Se incluyen a continuación los precios que tendrán los 27 productos de consumo básico en Venezuela desde este 27 de abril:

El atún enlatado (170 gramos) quedó en 0,90 dólares, el kilo de carne (de tercera) en 2,40, la carne de cerdo en 1,88, el cartón de huevos en 3, el queso blanco duro en 2,30, la mortadela en 1,20 y el kilo de sardina fresca en 1,80 dólares.

También, el litro de leche pasteurizada se fijó en 0,75 dólares, el kilo de leche en polvo en 2,30, el pollo en 1,74, la mantequilla (500 gramos) en 2,60, la sardina en lata (170 gramos) en 0,55, el kilo de arveja 0,70, la lenteja en 0,70, la caraota en 0,87 y el frijol en 0,75 dólares.

 

 

El gobierno fijó el precio del litro de aceite comestible en 1 dólar, el kilo de arroz blanco en 1, la azúcar refinada en 0,56, el café molido en 1, la harina de maíz precocida en 1 dólar, la harina de trigo familiar en 0,75, la mayonesa (500 gramos) en 0,65, la margarina (500 gramos) en 0,65, la pasta alimenticia (medio kilo) en 0,75, la salsa de tomate (400 gramos) en 0,50  y el kilo de sal en 0,35 dólares.

Además de retomar el control de precios, el gobierno de Maduro anunció la intervención de Alimentos Polar, la empresa alimentaria más grande de Venezuela, con la excusa de que están “especulando”.

También aplicaron la misma medida a Plumrose, una empresa que forma parte sector de embutidos, y un matadero de Turmero (Aragua, centro). Otra de los anuncios económicos dados por el gobierno chavista en los últimos días ha sido la ocupación por 180 días prorrogables de la empresa Coposa, dedicada a la producción de productos derivados del aceite.

El retorno al control de precios, el nuevo salario mínimo, la ocupación y supervisión de empresas productoras de alimentos se dan en Venezuela en medio de un periodo de hiperinflación, que había disminuido en los últimos meses. Y en una cuarentena para evitar la propagación del COVID-19 que hasta este 26 de abril había contagiado a 325 venezolanos, y le había causado la muerte a 10.