Una caja de tres condones cuesta un cuarto del salario mínimo en Venezuela

Protegerse al momento de tener relaciones sexuales, algo normal en cualquier otro país, es una opción que cuesta un ojo de la cara en Venezuela, o al menos 51% de la quincena de un trabajador que devenga sueldo mínimo, y eso si se buscan los preservativos más baratos.

Así lo aseguró este martes el portal digital TalCual, al detallar que el costo de los condones marca Prudence alcanza los 38.500 bolívares ($1,7 dólares), es decir que 25,5% de los 150.000 bolívares de salario mínimo mensual ($6,6 dólares) aseguran tan solo tres coitos.

Si para un trabajador acceder a los preservativos representa un monto importante de su sueldo, para los jóvenes venezolanos, dedicados únicamente a estudiar, y con las hormonas alborotadas, el escenario es mucho más complejo, sobre todo si se buscan marcas más robustas.

En ese caso, hay que rebuscarse por pagar los 50.000 bolívares ($2,2 dólares) que cuesta la caja de tres condones marca Climax, es decir 31% de la paga mensual y 63% de una quincena, detalló TalCual.

El alto costo de los condones, al igual que casi todos los productos en Venezuela, no es nueva, y se remonta hasta los días en que el país comenzó a sumirse en la crisis política, social y económica, sobre todo cuando las protestas arreciaron contra el Gobierno chavista, en 2014.

 

 

Ya en 2018 el portal La Patilla reportaba en un reportaje que nombró Revolución sin Condones, lo caro que es comprar esos productos.

En un país donde el porcentaje de embarazo precoz es uno de los más altos de América Latina, decía La patilla, el precio de los condones no ayuda a enfrentar ese problema.

El portal retomó un documental del medio Testigo Directo, para citar el caso de Yujeidy, una de las mujeres que aparece en este reportaje.

Ella dijo que duerme cama matrimonial con sus seis hijos, ya que el séptimo lo tuvo que regalar. Este caso es producto de la falta de planificación y educación por parte del gobierno venezolano y la escasez de protección sexual, así como los altos costos para obtener condones, subrayó el medio digital.

La prostitución también abunda en las calles. Según el reportaje, ha aumentado en estos años de revolución, logrando que las trabajadoras del sexo se expongan más por falta de protección.

Venezuela está sumida en una grave crisis económica desde hace al menos cinco años y, según la ONU, un cuarto de su población de 30 millones necesitada de asistencia y más de cuatro millones han abandonado el país desde 2015.