Trump suspende deportación de venezolanos y concede permisos laborales
Donald Trump, suspendió la deportación de inmigrantes irregulares venezolanos por un periodo de 18 meses y además les concedió permisos temporales de trabajo
Donald Trump hablando en mitin sobre Venezuela. Foto: Tomada de Impacto Venezuela
 

Reproduce este artículo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió este martes la deportación de inmigrantes irregulares venezolanos por un periodo de 18 meses y además les concedió permisos temporales de trabajo.

Trump adoptó estas medidas en su último día en el poder, dado que este miércoles asumirá la Presidencia el demócrata Joe Biden.

En un comunicado de la Casa Blanca, Trump dijo que “la situación de deterioro dentro de Venezuela justifica el aplazamiento de la expulsión de los ciudadanos venezolanos que se encuentran presentes en los Estados Unidos”.

El todavía mandatario consideró que su decisión, de la que se pueden beneficiar los que permanezcan en el país desde el 20 de enero, responde al “interés de política exterior de Estados Unidos”.

La medida tiene algunas excepciones y no aplicará a las personas que hayan sido deportadas con anterioridad o que hayan sido condenadas de un crimen o dos delitos menores.

Además de ordenar la suspensión de las deportaciones, el todavía presidente aprobó “autorizaciones de empleo para extranjeros cuya expulsión haya sido aplazada (...) por la duración de dicho aplazamiento”.

La decisión de Trump supone un guiño a la comunidad venezolana en Estados Unidos, en su mayoría residente en Florida, que le ha respaldado durante estos cuatro años por su posición contra el régimen de Nicolás Maduro.

De hecho, este mismo martes Washington aprobó más sanciones económicas contra Caracas, esta vez para miembros de una supuesta red cuyo objetivo era comercializar crudo venezolano evadiendo las penalizaciones estadounidenses.

Desde su llegada a la Casa Blanca en 2017, el Gobierno de Trump ha impuesto numerosas rondas de sanciones económicas contra el Ejecutivo de Maduro, al que considera “ilegítimo”.

EE.UU. ha sido uno de los aliados más fieles del líder opositor venezolano Juan Guaidó, al que en 2019 reconoció como presidente legítimo de la nación caribeña.

Según la agencia EFE, el régimen chavista ha expresado que espera que la nueva Administración del demócrata Joe Biden, quien asume la Presidencia de EE.UU. este miércoles, tenga “atisbos de decencia”, cumpla con el derecho internacional y establezca “canales diplomáticos de diálogo respetuoso”.

No obstante, Antony Blinken, el secretario de Estado nominado por el presidente electo Joe Biden, afirmó en el Senado que Nicolás Maduro es un “brutal dictador” y que es preciso “una política efectiva que pueda restaurar la democracia en Venezuela”.

Ante la interrogante del senador cubanoamericano Marco Rubio, quien preguntó si creía que Estados Unidos no debería "reconocer más a Juan Guaidó y entrar en negociaciones con Nicolás Maduro", Blinken, respondió:

“Coincido con usted en relación a los pasos que hemos tomado hacia Venezuela en los años recientes, incluyendo el reconocimiento al señor Guaidó, el reconocimiento a la Asamblea Nacional, como la única institución democráticamente electa en Venezuela, buscando incrementar la presión sobre el régimen dirigido por el brutal dictador Maduro, así como trabajar con algunos aliados”.

Sobre el cambio de administración norteamericana, del republicano Donald Trump a un mandatario demócrata, el embajador de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio expresó recientemente: “desde que asumimos esta lucha [contra Maduro] hemos mantenido las relaciones [con EEUU] de manera bipartidista”.

 

(Con información de EFE)