¿Por qué las elecciones parlamentarias de Maduro no son justas ni libres?
Designación de rectores del CNE por el TSJ afecto al gobierno de Maduro, rechazo del bloque opositor a participar, incumplimiento del cronograma electoral y falta de acompañamiento internacional, son algunas perlas del porqué las elecciones del próximo 6 de diciembre en Venezuela han sido calificadas de irregulares
Maduro es acusado de dar órdenes directas al Poder Electoral venezolano
 

Reproduce este artículo

Hace cinco años los venezolanos, luego del triunfo de la oposición en las elecciones de la Asamblea Nacional en 2015, veían a la vuelta de la esquina un cambio de gobierno y una solución a la crisis. El deseo no se materializó pues el gobierno de Nicolás Maduro se dedicó a realizar jugadas que prácticamente disolvieron el Parlamento. Actualmente Venezuela se enfrenta a otras elecciones para elegir diputados, pero las mismas se han empañado con decisiones y acciones que las han envuelto en la ilegalidad.

Desde el 5 de enero de 2016, la mayoría opositora que se instaló en el Parlamento no logró ejercer su mandato a plenitud, pues sus funciones fueron ocupadas por una cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, y la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que ha demostrado su obediencia a la administración de Maduro.

Tanta ha sido la parcialidad que para evitar un nuevo triunfo opositor, el Tribunal Supremo de Justicia eligió el pasado 12 de junio los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral, con la excusa que hubo una omisión por parte del Parlamento para designar a las autoridades electorales y con ello, el TSJ dejó a un lado los acuerdos realizados entre la oposición y el chavismo para realizar unas elecciones libres y justas.

Ante el conflicto político que vive el país suramericano, ADN CUBA te presenta los motivos del porqué estos comicios se han convertido en irregulares:

  1. El 12 de junio el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), parcializado con el régimen de Nicolás Maduro, designó a cinco nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral pese a que de acuerdo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales es la Asamblea Nacional a quien le tocaba elegir los nuevos miembros del árbitro electoral.

 

  1. Tres de los cinco rectores elegidos por el TSJ han estado ligados a los gobiernos de Hugo Chávez y Maduro: Indira Alfonzo, la nueva presidenta; Gladys Gutiérrez y Tania D’ Amelio, quienes fueron designadas como rectoras principales. 

 

  1. La nueva presidenta del CNE, Indira Alfonzo, hasta el 12 de junio, era la primera vicepresidenta del Tribunal Supremo de Justicia, antes fue presidenta de la Sala Electoral. Ha ocupado cargos en el extinto Congreso de la República, luego en la Asamblea Nacional, Consejo Nacional Electoral, Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, Ministerio del Despacho de la Presidencia y Venezolana de Cementos. Alfonzo fue sancionada en 2019  por el gobierno de Canadá luego de considerarla como una de las responsables de atentar contra los Derechos Humanos en el país y la democracia.

 

  1. Un cronograma electoral a la carrera. La nueva junta directiva del CNE designada por el TSJ anunció el 2 de julio que las elecciones parlamentarias serían celebradas el próximo 6 de diciembre. El Observatorio Electoral Venezolano ha denunciado que esta fecha no permite cumplir con los lapsos que establece la Constitución y da muy poco tiempo de preparación para unas elecciones en medio de la pandemia del COVID-19. 

 

  1. El CNE también anunció el incremento de los escaños a elegir y los pasó de 163 a 277 diputados. El Observatorio Electoral Venezolano sostiene que esta decisión es inconstitucional.

 

  1. El 2 de julio la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó que en Venezuela no hay avances hacia un proceso electoral "creíble y democrático" y reiteró el llamado a una "negociación política inclusiva".

 

  1. Partidos de oposición rechazan ir a las elecciones: El pasado 2 de agosto, 27 partidos comunicaron su decisión de no participar en las elecciones parlamentarias por considerarlas un “fraude”. Anteriormente, Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela había rechazado la convocatoria electoral a través de su cuenta en Twitter: “Los venezolanos no reconocemos una farsa, como no lo hicimos en mayo de 2018. El derecho a elegir ha sido nuestra lucha. Elegimos vivir con dignidad y en democracia, no imposiciones”.

 

  1. El 6 de agosto, el vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, Rafael Simón Jiménez, anunció su decisión de renunciar a ese cargo porque se había convertido en una “camisa de fuerza”, según declaró al diario Tal Cual. La razón fundamental es que sentí que la polarización y la situación del país chocaba con mis posiciones tan claras y esas opiniones contravienen la posición ecuánime que se exige”, dijo Jiménez quien había sido señalado como el rector más imparcial del nuevo CNE.

 

  1. El 18 de agosto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció su decisión de no respaldar las elecciones legislativas, al considerar que en el país no existen condiciones democráticas para ello. “No hay un patrón electoral confiable, no existen garantías y respeto al voto secreto, tampoco hay equidad en la campaña electoral, entre otros inconvenientes que a su juicio impiden que se lleve a cabo un proceso transparente”, indicó el documento compartido por Almagro en su cuenta en Twitter.

 

  1. Desde junio, el TSJ ha designado juntas directivas ad hoc de cinco partidos  de Venezuela para realizar unas elecciones a su modo: Primero fue tras los opositores Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática, el partido con más trayectoria en el país, específicamente 79 años de haber sido fundado. Luego le tocó el turno a los partidos chavistas Tupamaro y Patria Para todos, quienes también recibieron la sentencia que sus juntas directivas quedaban anuladas. 

 

Pese a designación parcializada de los rectores del CNE, del incumplimiento del cronograma electoral, de la decisión del bloque opositor de no acudir a las urnas electorales, de la falta de acompañamiento internacional, el gobierno de Nicolás Maduro ha seguido adelante con las elecciones del próximo 6 de diciembre, cuyos resultados podrían profundizar aún más la crisis política, económica, y social que vive el país suramericano.