Maduro toma a la fuerza cuatro partidos opositores para hacer unas elecciones a su modo

En dos meses, el Tribunal Supremo de Justicia de Maduro ha intervenido cuatro partidos y ha nombrado nuevas juntas directivas que están dispuestas a participar en las elecciones parlamentarias pautadas para el próximo 6 de diciembre
Al menos 5 partidos han sido despojados por tribunal chavista
 

Reproduce este artículo

De cara a las elecciones parlamentarias pautadas para el próximo 6 diciembre, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a servicio del gobierno de Nicolás Maduro, en menos de dos meses, ha intervenido cuatro partidos políticos y ha nombrado nuevas juntas directivas que están de acuerdo con participar en los comicios, pese a que la comunidad internacional los ha tildado de irregulares. 

El primer partido en ser intervenido por el chavismo fue Acción Democrática. El 15 de junio la Sala Constitucional del TSJ suspendió su dirección nacional, presidida por Henry Ramos Allup, y designó una mesa directiva ad-hoc encabezada por José Bernabé Gutiérrez, quien el pasado 5 de agosto dijo en su cuenta de Twitter que el partido más antiguo de Venezuela, con 79 años de fundación, participará “de manera organizada y responsable en las elecciones parlamentarias”.

A través de la sentencia 0071-2020, el tribunal a servicio de Maduro autorizó a la mesa directiva ad-hoc encabezada por Gutiérrez a designar nuevas autoridades regionales, municipales y locales de AD, y el poder para utilizar su tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto del partido con fines políticos. Para evitar la toma arbitraria, el 10 de agosto, militantes del partido asistieron a las sedes del partido Acción Democrática, pero su nueva directiva, en compañía de presuntos colectivos, lo impidieron a través de gases lacrimógenos y objetos contundentes.

Un día después de la intervención de Acción Democrática, el 16 de junio, el TSJ hizo la misma operación con el partido Primero Justicia. A través del fallo judicial 0072-2020 suspendió su junta directiva y le entregó sus símbolos y colores al diputado por el estado Anzoátegui: José Brito.

Brito fue señalado el pasado 1 de diciembre de 2019 por el medio de investigación venezolano Armando.info de estar presuntamente involucrado en decisiones y actuaciones para favorecer al empresario colombiano Álex Saab (actualmente preso en Cabo Verde) e interceder por él ante la justicia de Colombia. Brito realizó estas operaciones con Luis Parra -quien se autoproclamó como presidente de la AN a comienzos de enero- y otros cinco diputados.

El partido de Guaidó también fue intervenido

Para seguir en el tono de la construcción de un nuevo ecosistema de partidos políticos opositores, el 7 de julio el Tribunal Supremo de Justicia de Maduro intervino el partido Voluntad Popular (VP), creado por el exprisionero político Leopoldo López (refugiado hoy en la Embajada de España en Caracas), y en el que milita el presidente encargado de la nación reconocido por más de 50 países, Juan Guaidó.

Siguiendo la misma receta que aplicó con Acción Democrática y Primero Justicia, el TSJ le impuso a Voluntad Popular una junta ad hoc encabezada por el diputado José Gregorio Noriega, quien junto a José Brito y cinco parlamentarios más fue señalado por el medio de investigación venezolano Armando.info de realizar acciones para favorecer al hoy detenido empresario colombiano Álex Saab.

Le tocó el turno a los partidos chavistas

Luego de tomar a la fuerza los partidos opositores, el gobierno de Maduro ha decidido ir en contra de los partidos chavistas.  Este 18 de agosto la Sala Constitucional del TSJ ordenó la intervención del partido chavista Movimiento Tupamaro tras su anuncio de unir fuerzas con otros partidos de izquierda como el PPT y el Partido Comunista, y participar en las próximas elecciones parlamentarias al margen de la coalición oficialista Gran Polo Patriótico.

De acuerdo con la decisión del TSJ, el partido que se identifica como “revolucionario” será presidido por Williams José Benavides Rondón, miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y diputado por el estado Monagas, suplente de Hugo “Pollo” Carvajal, quien se encuentra evadido de la justicia de los Estados Unidos. 

A través de la cuenta en Twitter del partido, dirigentes publicaron un video en el que rechazaron la intervención ilegal: “Hoy se ha consumado el robo del partido. Nuestra organización, que ha sido construida por más de 30 años, surgió de una propuesta en el Cuartel San Carlos… Nos quieren orillar, ponernos del lado de la burguesía, de los reformistas y de los proimperialistas”, afirmó Ares Di Fazio, secretario nacional de Tupamaro.

Con este partido, Nicolás Maduro avanza en la creación de una nueva oposición que garantice unos comicios parlamentarios a modo y un triunfo arbitrario para sus pretensiones.