Maduro viaja a México para participar en VI cumbre de Celac

Es la primera salida conocida de Maduro de Venezuela desde que Estados Unidos presentase acusaciones formales en su contra y ofreciese una recompensa por su captura
Nicolás Maduro y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard. Foto: Cancillería de México
 

Reproduce este artículo

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, viajó la noche de este viernes a México para participar en la VI cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en lo que es su primera salida conocida de Venezuela desde que Estados Unidos presentase acusaciones formales en su contra y ofreciese una recompensa por su captura, en marzo de 2020.

La llegada de Maduro a México resultó sorpresiva en tanto horas antes había aterrizado en la nación azteca la vicepresidenta Delcy Rodríguez en representación de su gobierno. El discutido mandatario viajó acompañado de su esposa, Cilia Flores, y fue recibido por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

“México lindo y querido… traemos la verdad de Venezuela. La unión de América Latina y el Caribe está por encima de cualquier problema, de cualquier diferencia”, dijo Maduro en un video que grabó dentro del avión y que compartió en su cuenta de Twitter.

Su viaje a México incrementó las críticas de opositores al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, señalado por dar un espaldarazo al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, cuando el mundo entero condena la represión a activistas, disidentes y ciudadanos comunes en la isla tras las protestas populares del 11 de julio.

López Obrador hizo del cubano su invitado de honor en el tradicional desfile militar con el que en México se conmemora cada aniversario del inicio de la gesta independentista y ello ha sido visto como un apoyo del mandatario azteca a prácticas antidemocráticas y regímenes autoritarios, más explicitado aún con el recibimiento acrítico de Maduro.

El viaje del venezolano es el primero del que se tiene noticia desde marzo de 2020, cuando Estados Unidos le acusó, junto a otras 13 personas vinculadas a su gobierno, de narcotráfico y terrorismo.

El entonces secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo que el departamento a su cargo ofrecería dinero y recompensas por hasta 15 millones de dólares a cambio de información que llevara al arresto o condena de Maduro y sus allegados.

Antes de ese anuncio, Maduro había viajado en septiembre de 2019 a Rusia. Ahora parece sentirse seguro en México, país donde su régimen emprende un nuevo proceso de diálogo con la oposición, con la aspiración principal de que Estados Unidos levante las sanciones en su contra.