México plebiscita gestión de López Obrador

Más de 93 millones de mexicanos están convocados a las urnas para renovar la Cámara de Diputados y las gubernaturas de 15 entidades federativas, así como alcaldías y congresos locales. El presidente y su partido apuestan por retener e incrementar su mayoría
Andrés Manuel López Obrador vota junto a su esposa
 

Reproduce este artículo

Este domingo México afronta sus elecciones intermedias, en las que, si bien no se discute la continuidad del presidente Andrés Manuel López Obrador al frente del Ejecutivo, muchos estiman se plebiscita su gestión en los últimos tres años.

Más de 93 millones de votantes están convocados a las urnas para renovar la Cámara de Diputados y las gubernaturas de 15 entidades federativas, así como alcaldías y congresos locales. En total suman 20 417 cargos públicos los dirimidos en los comicios, los de mayor convocatoria en la historia de México.

La principal atención se centra en la renovación de la Cámara Baja del Congreso, donde el mandatario aspira a conseguir una mayoría superior a la que detenta actualmente para llevar adelante las reformas estructurales de su “cuarta transformación” de la vida pública del país.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que llevó en coalición a López Obrador a la presidencia en 2018, tiene la mayoría absoluta de diputaciones federales junto a sus aliados.

Sin embargo, para la aprobación de determinadas leyes y reformas anheladas por el presidente, como una relacionada con el Poder Judicial, donde se han frenado mediante amparos y declaraciones de inconstitucionalidad varias de sus iniciativas, y otras que atañen al sector energético y de los hidrocarburos en el país, se requiere de una mayoría calificada, es decir, más de dos tercios de la legislatura.

Habitualmente, y en sintonía con las encuestas sobre los posibles resultados de los actuales comicios, en las elecciones intermedias el partido del presidente en turno suele perder escaños.

Por ello López Obrador ha insistido a su base en que salga a votar. Considera que una amplia participación permitirá reeditar su triunfo en 2018, donde, además de obtener la jefatura del Ejecutivo federal, se hizo con la mayoría de los asientos en ambas cámaras del Congreso.

La oposición también ha clamado por la participación. Desdibujada ante la popularidad del presidente se ha visto obligada a competir en una coalición que liquida las identidades de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), otrora bastiones del centro, la derecha y la izquierda, respectivamente.

Para todos ellos, en una situación delicada ante la aceptación presidencial y la emergencia de otras fuerzas políticas como Movimiento Ciudadano (MC) y partidos pequeños que pactan con el poder en turno, la meta es arrancar escaños indistintamente al mandatario para impedirle implementar su agenda, que consideran contraproducente para el bienestar económico y el avance del país.

En cuanto a las gubernaturas, los sondeos arrojaron que los candidatos de Morena y, por ende, afines al presidente, podrían hacerse con el triunfo en cerca de la mitad, un monto proporcionalmente equiparable a lo esperado en alcaldías y congresos locales.

Hasta las 20:00 horas de este domingo no se conocerán los resultados preliminares de las distintas elecciones, plebiscitarias de la gestión obradorista. Exmilitante del PRI y el PRD, el mandatario llegó al poder tras dos intentos fallidos y como encarnación de la esperanza de millones de mexicanos insatisfechos con las fuerzas políticas tradicionales y la situación del país.

A cerca de la mitad de su mandato, signado por los embates de la pandemia de coronavirus, los resultados son ambiguos. La inseguridad sigue hostigando gran parte del territorio nacional, al punto de que el actual período electoral ha sido el más sangriento, con 800 agresiones y 36 homicidios de candidatos.