México: Los viajes de la Yeidckol a Cuba, expresidenta de Movimiento Regeneración Nacional
La política mexicana es conocida por ser una ferviente admiradora de la Revolución cubana, que no escatima elogios hacia el régimen de La Habana
 

Reproduce este artículo

Yeidckol Polevnsky, la expresidenta del partido gobernante en México, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), hizo varias visitas a Cuba entre 2018 y 2019, apenas esa organización política llegó al poder, revelaron medios locales.

El primero de ellos ocurrió en julio de 2018, a pocos días de que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador obtuviera la victoria electoral, según dijo a la prensa cubana, “para analizar las claves de la victoria” y los retos que tiene por delante su gobierno. Pero no dijo más y nadie sabe a ciencia cierta el porqué de la visita.

En 2019 viajó dos veces más, a inicios y finales de año. En la segunda ocasión, apareció como invitada al “Encuentro antiimperialista de solidaridad, por la democracia y contra el neoliberalismo”, donde declaró que “Cuba, siendo un país muy pequeño, es el país más grande del mundo cuando hablas de dignidad, de honor, de lucha verdadera y auténtica, pero sobre todo de resultados: Cuba ha demostrado que cuando hay voluntad puedes trabajar por los temas más importantes”.

Todos los viajes fueron a cargo del erario público y salieron a la palestra pública ahora porque ninguno fue informado a los órganos del poder político mexicano, aunque si quedan facturas y registros en los papeles de Morena.

No son de extrañar las declaraciones de Yeidckol ni los viajes: la política mexicana es conocida por ser una ferviente admiradora de la Revolución cubana, que no escatima elogios hacia el régimen de La Habana, cada vez que tiene la oportunidad de salir a la palestra pública.

Pero su admiración no queda en palabras. Polevnsky es la cabeza más visible de una corriente dentro de Morena conocida por su extremismo ideológico y afinidad con regímenes dictatoriales como el de Venezuela.

La corriente “dura” a la cual representa ha intentado controlar Morena, sin mayor éxito hasta el momento, lo cual llamó la atención de analistas políticos por las consecuencias nocivas para la democracia mexicana que pudo tener un partido abiertamente favorable al populismo y el “socialismo”.

Sin embargo, actualmente la presidencia del partido la ocupa el mucho más moderado Alfonso Ramírez Cuéllar, quien le arrebató el cargo en una sonada campaña a inicios de este año donde hubo de todo: acusaciones de corrupción, de fraude electoral y autoelogios para ver quién era más fiel a la izquierda.

El presidente López Obrador, principal líder del partido, se mantuvo al margen —al menos públicamente— de esos tejemanejes.

Actualmente Polevnsky enfrenta cargos ante la Fiscalía por negocios turbios amparados en el partido, cargos que están siendo procesados y mantienen en “veremos” su permanencia como secretaria general de la organización.