México deporta a 89 migrantes cubanos

El Instituto Nacional de Migración señaló que se trata de 20 mujeres y 69 hombres quienes no pudieron acreditar su estancia regular en el país.
Mexico-Cubanos
 

Reproduce este artículo

El Instituto Nacional de Migración (INM) retornó a 89 cubanos a la isla este 24 de junio luego de que no acreditaran su estancia regular en México, aseguró la institución en un comunicado.

Mediante su cuenta de Facebook, la dependencia señaló que se trata de 20 mujeres y 69 hombres que serán trasladados hasta Cuba con el completo respeto a los derechos humanos.

Los cubanos fueron identificados en entidades de Chiapas, Coahuila, Nuevo Léon, Oaxaca, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán. Estas acciones se realizaron en coordinación con autoridades consulares de Cuba en México.

Los habitantes de Cuba, Honduras, El Salvador y Guatemala están entre los que más piden refugio o utilizan de manera legal e ilegal el territorio mexicano para viajar a EE. UU., en busca de mejores oportunidades de vida.

La política migratoria del país ha sido duramente cuestionada luego de que en 2019 México se viera forzado a aceptar planes migratorios que atentan contra los derechos humanos, según organismos locales y regionales.

México se embarcó en 2019 en un controvertido programa migratorio llamado Protocolo de Protección a Migrantes (PPM), más conocido como "Permanezcan en México".

La política de PPM permite a EE.UU. devolver al país vecino a aquellos indocumentados que llegan a la frontera y solicitan asilo (sin importar de dónde provengan) para que esperen allí a que se resuelvan sus casos en EE.UU.

Biden eliminó este programa a inicios de junio de 2021. El programa coincidió con una disminución de solicitantes de asilo en la frontera, pero según los críticos, se debía a las violentas condiciones en México, la falta de acceso a abogados y la dificultad para llegar a los tribunales.

El programa devolvió a unos 70 000 solicitantes de asilo a México desde enero de 2019. Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, aseguró en su momento que mantener o modificar la política “no sería consistente con la visión y los valores de esta Administración y sería un mal uso de los recursos del Departamento; además, afirmó que los costos superarían cualquier beneficio.