Variante británica del COVID-19 se vuelve predominante en EE.UU.

En vista de la rapidez con la que se transmite la variante británica del COVID-19, se ha buscado acelerar la vacunación con el fin de "evitar la aparición de más variantes"
La variante británica del COVID-19 cuenta con altos niveles de contagio
 

Reproduce este artículo

La variante del COVID-19 identificada por primera vez en el Reino Unido, la B.1.1.7, se ha convertido en la cepa predominante en Estados Unidos, confirmó la jefa de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“De acuerdo a nuestras más recientes estimaciones del equipo de vigilancia de los CDC, la variante B.1.1.7 es ahora el linaje más común que circula en Estados Unidos”, dijo Rochelle Walensky en la Casa Blanca.

La variante había sido catalogada como “preocupante”, en vista de que su capacidad de transmisión es mayor y de que ocasiona que la enfermedad del COVID-19 sea más severa, incluyendo mayor tasa de hospitalizaciones y muertes.

Según los CDC, podría ser incluso más contagiosa en un 50% que otras variantes halladas.

Adicionalmente, la variante puede reducir “significativamente” los anticuerpos generados durante la infección previa o la vacunación, afectando la efectividad de los tratamientos o vacunas.  

Esta variante fue hallada por primera vez en septiembre en Kent, localidad inglesa del sureste del país y desde ese momento logró propagarse por más de 50 países hasta fines de enero.

“Las variantes preocupantes pueden requerir una o más acciones pertinentes de salud pública, como la notificación a la Organización Mundial de la Salud (OMS) (...) un mayor testeo o investigaciones para determinar la efectividad de las vacunas y tratamientos contra la misma. Tomando en cuenta las características de la variante, otras consideraciones pueden incluir el desarrollo de nuevos diagnósticos o la modificación de las vacunas o tratamientos”, confirmaron los CDC.

Debido a la rapidez de transmisión, la variante británica puede complicar los esfuerzos por querer frenar la pandemia en Estados Unidos, donde el gobierno del presidente, Joe Biden, ha acelerado las vacunaciones.

Anthony Fauci, primer epidemiólogo de Estados Unidos, dijo que “es necesario vacunarse de la manera más rápida y expedita posible. Los virus no pueden mutar si no se replican. No solo protegerá a las personas para que no se infecten, sino que también evitará la aparición de variantes”.