Casa Blanca no exigirá pasaporte de vacunación contra el COVID-19

La Casa Blanca descarta por completo el pasaporte de vacunación contra el COVID-19 de manera obligatoria para evitar cualquier discriminación
Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca
 

Reproduce este artículo

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, confirmó este martes que el gobierno federal no exigirá una credencial obligatoria de vacunación en Estados Unidos. Además, aclaró que no están participando en ningún proyecto con respecto a un pasaporte de vacunación del COVID-19.

“El gobierno no apoya ni apoyará un sistema que requiera que los estadounidenses lleven una credencial. No habrá una base de datos federal de las vacunaciones y no habrá un mandato federal que requiera a todo el mundo obtener una credencial de vacunación” señaló la portavoz durante una rueda de prensa.

Sin embargo, agregó que existe una posibilidad de que las empresas privadas pidan alguna prueba como requisito de que cualquier persona haya adquirido la vacuna.

“Nuestro interés desde el gobierno federal es muy simple, que los derechos y la privacidad de los estadounidenses deben ser protegidos de manera que esos sistemas no se usen contra las personas de manera injusta”, añadió.

El gobierno federal decidió crear una guía orientativa sobre la privacidad en relación con las vacunas del COVID-19, pero la portavoz no indicó para cuándo estaría lista.

Oposición de los republicanos 

Greg Abbott, gobernador de Texas, había dictado una orden ejecutiva que prohibía los pasaportes de vacunación, expresando que estos violan “los derechos de los ciudadanos”.

Asimismo, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, había prometido una acción ejecutiva similar para evitar que las empresas pudieran exigir una credencial de vacunación contra el COVID-19 para permitir el acceso a sus servicios a los ciudadanos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su rechazo a los pasaportes de vacunación, en vista de que no se tiene claro “a qué nivel reducen la transmisión las vacunas” y aún la inmunización es mínima o nula en muchas partes del mundo, lo que conduciría a la discriminación.

Por otro lado, esta idea de los pasaportes está avanzando en la Unión Europea, quienes preparan una credencial para antes del verano, debido a la temporada alta de turistas en esa región.