Trump pide declarar Antifa como organización terrorista tras violentas protestas en EE.UU.
Donald Trump, anunció este domingo que su gobierno designará al grupo radical de izquierda Antifa como una organización terrorista. El presidente de Estados Unidos culpa a la organización que se define como "antifascista", de la escalada violenta de las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd
Manifestantes con bandera de Antifa y bengalas. Foto de Archivo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este domingo que su gobierno designará al grupo radical de izquierda Antifa como una organización terrorista.

Trump culpa a Antifa por la violencia en los disturbios que tienen lugar en todo el país en respuesta a la muerte de George Floyd, el hombre negro desarmado que murió el 25 de mayo luego de ser sometido por policías en Minneapolis.

Un video captó como un oficial se arrodilló en el cuello de Floyd por más de 8 minutos, lo que hizo estallar protestas antirracistas en la ciudad del estado de Minnesota, que se extendieron a varias urbes de la nación.

“Los Estados Unidos de América designarán a ANTIFA como una organización terrorista”, tuiteó Trump este domingo.

Aunque no está claro si hay una organización detrás de la escalada que comenzó como protestas pacíficas y espontáneas contra la policía, se ha acusado lo mismo a extremistas de izquierda que a nacionalistas blancos. Sin embargo, Trump ha señalado al primero de estos grupos.


“Es ANTIFA y la izquierda radical. ¡No culpen a los demás!”, tuiteó el presidente el sábado.

Mike Pompeo, secretario de Estado, fue menos directo al afirmar quién está detrás de las protestas violentas y saqueos, con incendios incluidos. Si bien calificó a los manifestantes como “Antifa” durante una aparición en un programa de Fox News, dijo: “Creo que aún queda por ver exactamente cómo” la situación se convirtió en violenta.

El Fiscal General Bill Barr dijo este sábado que “las voces de la protesta pacífica están siendo secuestradas por elementos radicales”, informó Infobae.

“Los grupos de radicales y agitadores externos están explotando la situación para llevar a cabo su propio programa separado y violento”, dijo Barr, quien añadió que “en muchos lugares parece que la violencia es planeada, organizada e impulsada por grupos anárquicos y extremistas de extrema izquierda que utilizan tácticas de los antifascistas”.

“Es un crimen federal cruzar las líneas estatales o usar las instalaciones interestatales para incitar o participar en disturbios violentos y haremos cumplir esas leyes”, agregó, diciendo que el FBI, los alguaciles, la DEA y las oficinas de la Fiscalía de EE.UU. apoyarán plenamente la aplicación de la ley local y estatal para “restaurar el orden”.

 

 

El fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, dijo a Fox News Sunday que tiene evidencia de que personas de fuera del estado estaban involucradas en comportamientos violentos en Minneapolis, pero no especificó si estaban afiliados a algún grupo o ideología en particular.

En el Senado, en 2019, se presentó una resolución para designar a Antifa como una organización terrorista nacional, declarando que Antifa “representa la oposición a los ideales democráticos de reunión pacífica y libertad de expresión para todos [.]”

Según Fox News, la medida patrocinada por los senadores republicanos Bill Cassidy (Los Ángeles) y Ted Cruz (Texas), se produjo en respuesta a las amenazas y acciones que los individuos afiliados a Antifa hicieron contra funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, y el periodista conservador Andy Ngo.

 

 

Antifa (abreviatura de “antifascista”), es un movimiento militante de izquierda, con simpatizantes en varios países, conocido por no rechazar tácticas de violencia. Este grupo al que Trump apunta como culpable de la escalada en las protestas, no tiene un líder oficial o sede central, aunque en ciertos estados norteamericanos celebran reuniones regulares.

Por lo general, sus miembros se identifican con las minorías y poblaciones oprimidas y protestan por el poder y riqueza de las corporaciones y las élites.

Según CNN, desde la elección de Trump, la mayoría de los nuevos miembros de Antifa son votantes jóvenes. Aunque puede ser difícil distinguir a los activistas radicales de otros manifestantes, algunos se visten de negro completamente y usan máscaras para ocultar su identidad a la policía y contra quienes protestan.

En los EE.UU. son criticados por muchos sectores de distintas ideologías porque su accionar incluye la destrucción de la propiedad privada y el lanzamiento de cócteles Molotov.