George Floyd trabajaba en un restaurante boricua en Minneapolis

¿Quién era George Floyd, el hombre que murió en Minneapolis a causa del abuso policial? Floyd era un afrodescendiente de 46 años que trabajaba en el restaurante 'Conga Latin Bistro', especializado en comida boricua
George Floyd trabajaba en un restaurante boricua en Minneapolis
 

Reproduce este artículo


¿Quién era George Floyd, el hombre que murió en Minneapolis a causa del abuso policial? Floyd era un afrodescendiente de 46 años que trabajaba en el restaurante 'Conga Latin Bistro', especializado en comida boricua.

La muerte de Floyd a ha desatado la furia de la comunidad afroamericana de los Estados Unidos y tres noches de largas protestas en la ciudad de su muerte en el estado de Minnesota.

El pasado lunes un video sobre la captura de Floyd por un policía blanco de Minneapolis y la violencia que este último cometió contra el afrodescendiente ha recorrido las redes. Derek Chauvin, el uniformado que le asfixio con la rodilla mientras Floyd le rogaba se detuviese porque no podía respirar, ha sido despedido. 

Floyd, natural de Houston, trabajaba como parte del equipo de seguridad del establecimiento antes mencionado y era muy conocido y querido por los hispanos que visitaban el lugar. "Siempre nos chocaba la mano mientras sonreía, la primera vez que nos vimos me dio un abrazo”, declaró el puertorriqueño Ramón Puig según informó Univisión Noticias.

 “El año pasado conocí a George Floyd con algunos amigos en el noreste de Minneapolis. Era el guardia de seguridad de Conga y una persona muy agradable, muy buena gente para ser ‘bouncer’. Visitamos el lugar para comer carne frita, con arroz y habichuelas, siempre nos chocaba la mano mientras sonreía, la primera vez que nos vimos me dio un abrazo”, afirmó Puig.

La página oficial del restaurante en Facebook se hizo eco de la noticia de la muerte de Floyd. De inmediato decenas de clientes escribieron para narrar su experiencia con él. Muchos mencionaron su amabilidad y la pena que les causó su muerte, además del enojo por el proceder policial y el evidente abuso de poder del victimario.

“Tan amable era este señor, no merecía este trato está muerte, estoy enojada estoy triste!!!! Descansa en paz y gracias por ser linda persona con los latinos”, dijo Zulema Mar Zol.

 “Lamento esta noticia tuve la oportunidad de verlo pocas veces y siempre me regalaba una sonrisa”, escribió Jennifer Benscome Olivares.

Las protestas por la muerte de Floyd se han extendido por tres noches en Minneapolis. Miles de personas marchan bajo el grito de “¡no puedo respirar!”, frase pronunciaba por el afroamericano cuando el policía le aprisionaba el cuello con una rodilla hasta dejarle inconsciente.

La marcha, que comenzó el martes, inició en el sitio de la muerte de Floyd para terminar frente a una comisaría próxima. Según precisó el diario local The Star Tribune la Policía antidisturbios empleó gases y balas de goma contra los manifestantes.

Las últimas palabras de Floyd fueron “Por favor, su rodilla en mi cuello no me deja respirar”, ante las cuelas el policía no detuvo su accionar. Figuras de la talla de LeBron James han protestado en las redes por este hecho.

“Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos vemos cómo un agente blanco apretó su rodilla en el cuello de un hombre negro. Cinco minutos”, afirmó Frey en una conferencia de prensa y agregó: “Cuando uno escucha que alguien clama por socorro, se supone que hay que socorrerlo (...) Este agente falló en el sentido humano más básico. Lo que ocurrió anoche fue, simplemente, horrible”.

El suceso se produjo cuando la policía acudía a una denuncia de fraude en la ciudad. La alerta detallaba que un hombre negro de 40 años estaba en el interior de un vehículo y parecía drogado. Según la versión oficial los agentes encontraron a Floyd dentro del vehículo y este se resistió al arresto, por ello decidieron inmovilizarlo en el suelo.