Trump cultivó el voto latino en Florida y recogió frutos
Apenas asumió la presidencia hace cuatro años, Donald Trump se centró en el voto latino en la Florida. No fue una apuesta errada, viendo el notable triunfo de este martes de elecciones en el "Estado del sol"
Trump cultivó el voto latino en Florida y recogió frutos
 

Reproduce este artículo

Apenas asumió la presidencia hace cuatro años, Donald Trump se centró en el voto latino en la Florida. No fue una apuesta errada, viendo el balance de este martes: según el conteo no oficial de la agencia AP, el republicano se hizo con los 29 votos electorales del “Estado del sol” gracias al apoyo del 51.2%. Quizá su triunfo ha sido más notable en el condado de Miami-Dade, el más poblado.

Una encuesta de NBC News le reconoce que alrededor del 55% del voto cubanoamericano de Florida fue a Trump, mientras que el 30% de los puertorriqueños y el 48% de “otros latinos” lo respaldaron.

El presidente mejoró mucho su apoyo en Miami-Dade, pasando de 333 mil 999 votos en 2016 a unos 529 mil votos este año.

Por el contrario, el demócrata Biden no fue capaz de aumentar el apoyo hacia su partido en el condado. Clinton obtuvo 624 mil 146 votos allí en 2016, mientras que ahora y con el 95% de las papeletas escrutadas, Biden se llevó poco más de 613 mil.

El asenso de Trump también pudo influir otras votaciones, con dos demócratas de la Cámara de Representantes del sur de Florida perdiendo en las primeras vueltas de las papeletas con los retadores republicanos: la representante Debbie Mucarsel-Powell, la primera miembro del Congreso nacida en Sudamérica, por detrás de Carlos Giménez, anterior alcalde del condado de Miami-Dade, y la representante Donna Shalala, superada por la presentadora y comentarista de televisión María Elvira Salazar.

EL triunfo de Trump en Miami-Dade es fruto de una siembra constante en ese condado. Los venezolanos exiliados vieron eufóricos cómo, a menos de un mes en el cargo, el republicano tuiteó una foto suya en la Casa Blanca con Lilian Tintori, esposa de un destacado líder de la oposición en Venezuela encarcelado en ese momento.

Desde entonces Trump, el vicepresidente Mike Pence y otros funcionarios de la administración han hecho constantes viajes a Florida para hacer discursos políticos, recuerda NBC News.

Sobre la política de Barack Obama hacia el régimen de Cuba, el presidente Trump también anunció su reversión en el barrio la Pequeña Habana de Miami, ante una multitud llena de cubanoamericanos. El entonces asesor nacional de seguridad John Bolton viajó dos veces a Miami para anunciar sanciones contra lo que denominó “la troika de la tiranía”: Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La comunidad cubana es la mayor entre los votantes latinos en Miami-Dade, y también tienen una fuerte tasa de participación, con un 58 por ciento, en comparación con otros grupos. Obama ganó el voto cubano en 2012, pero este año estaba claro que la marea había cambiado cuando el gobernador republicano Ron DeSantis, un aliado de Trump, obtuvo el 66% del voto cubano-estadounidense.

Además, los estadounidenses de origen venezolano ayudaron al triunfo en Miami-Dade. Aunque de menor número, este grupo se desplazó hacia Trump, y entre nicaragüenses y colombianos, dos importantes bloques de votantes, también tuvo más apoyo.

“Sabíamos de los cubanoamericanos porque los estábamos estudiando tan intensamente”, dijo el profesor de la Universidad Internacional de Florida, Eduardo Gamarra. “Pero también tenemos una oscilación de 5 a 10 por ciento entre todos los sudamericanos, incluso grupos más pequeños como los peruanos”, citó NBC News.

“Trump apareció en Florida. Nos preguntó cuáles son nuestros problemas y se dirigió a ellos. No nos dio por sentado”, dijo Bertica Cabrera, veterana estratega republicana y una de los 20 miembros de la junta de Latinos por Trump.

Esta coalición comenzó en Florida en junio de 2019. Además, el presidente lanzó los Evangélicos por Trump desde una mega iglesia en el sur de Florida, El Rey Jesús, la más grande del país y con una congregación mayoritaria latina.

A principios de 2020, los demócratas en el estado estaban alarmados por las giras del presidente entre los votantes latinos. Los mítines de Trump en Florida parecían interminables, hasta que llegó el golpe de la pandemia.

Cuando Joe Biden se convirtió en el candidato demócrata, los mensajes hacia los latinos se agudizaron. Trump y los republicanos criticaron una supuesta influencia “socialista” en la campaña demócrata, e incluso acusaron a Biden de ser blando con las dictaduras de Cuba y Venezuela. Los mensajes incesantes en los anuncios en español de los republicanos también resultaron eficaces.

Gamarra dijo que los recursos que los demócratas habían llegado tarde, mientras que los republicanos tenían una presencia constante en el estado.

Este miércoles por la mañana, la representante demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, señaló que, si bien ella no comentaría mucho sobre los resultados de las elecciones mientras que estén abiertas, “hemos estado sonando la alarma sobre las vulnerabilidades de demócratas con latinos durante mucho tiempo”.

Tags