Entra en vigor estricta ley antiaborto en Texas

La ley firmada por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, prohíbe los abortos una vez que los médicos pueden detectar la actividad cardíaca, generalmente alrededor de las seis semanas
Entra en vigor estricta ley antiaborto en Texas
 

Reproduce este artículo

En el estado de Texas entró en vigor este miércoles la restricción de mayor alcance de EEUU contra el aborto desde su legalización hace medio siglo.

La ley firmada por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo, prohíbe los abortos una vez que los médicos pueden detectar la actividad cardíaca, generalmente alrededor de las seis semanas.

“A partir de hoy, cada niño por nacer con latidos cardíacos estará protegido de los estragos del aborto”, dijo Abbott este miércoles en un comunicado publicado en Twitter. “Texas siempre defenderá el derecho a la vida”, añadió.

La medida entró en vigor después de que la Corte Suprema no se pronunciara sobre una solicitud de urgencia presentada por clínicas de Texas para bloquearla.

La agencia de noticias Associated Press (AP) informó que según la legislación de Texas “los ciudadanos privados están autorizados a demandar a los proveedores de abortos y a cualquier persona involucrada en facilitar los abortos”.

Eso incluiría a cualquier persona que conduzca a una mujer a una clínica para abortar. Según la ley, cualquier persona que demande con éxito a otra tendría derecho a al menos 10 000 dólares, indicó AP.

El presidente Joe Biden se pronunció contra la ley diciendo que viola “el derecho constitucional establecido bajo [el caso] Roe contra Wade y mantenido como precedente durante casi medio siglo”.

El mandatario se refiere a la decisión de la Corte Suprema de 1973 conocida como Roe vs Wade, que posibilitó a las mujeres el derecho al aborto hasta que el feto sea capaz de sobrevivir fuera del útero. Generalmente esto ocurre entre las semanas 22 y 24 de gestación.

Biden añadió que “escandalosamente” la nueva disposición otorga a los ciudadanos privados el poder de “presentar demandas contra cualquier persona que crean que ha ayudado a otra persona a abortar”.

También la Asociación Médica Americana rechazó la habilitación de la ley, que “no solo prohíbe prácticamente todos los abortos en el estado, sino que interfiere en la relación médico-paciente y otorga recompensas a los médicos y trabajadores de la salud simplemente por brindar atención”, dijo un comunicado del Dr. Gerald E. Harmon, presidente de la AMA.

Las clínicas han dicho que la ley descartaría el 85% de los abortos en Texas y obligaría a muchas a cerrar. Planned Parenthood es una de las que ofrecía las intervenciones, pero dejaron de programar abortos más allá de las seis semanas desde la concepción.

Según NBC News, algunas clínicas de aborto de Texas ya estaban rechazando pacientes incluso antes de que la nueva ley entrara en vigencia.

La gran mayoría de las personas que recurren a una operación de este tipo en Texas tienen al menos seis semanas de embarazo. Como resultado, la ley prohibiría casi todos los abortos en el estado, según Planned Parenthood y Whole Woman's Health.

“A partir de mañana, 7 millones de mujeres de Texas en edad reproductiva perderán el acceso al aborto después de seis semanas de embarazo, obligando a aquellos que buscan interrumpir su embarazo a viajar cientos de millas fuera del estado para su aborto, si pueden permitírselo”, dijo Alexis McGill Johnson, presidente y CEO de Planned Parenthood Federation of America.

Los legisladores también están avanzando en una sesión especial en curso en Texas con nuevas restricciones propuestas sobre el aborto con medicamentos, un método que utiliza píldoras que representa aproximadamente el 40% de los abortos en los Estados Unidos.

Grupos de activistas a favor del aborto se congregaron en diferentes ciudades de Texas para manifestarse contra la ley, reportó la agencia EFE.

Los detractores de la norma, liderados por una coalición de organizaciones comunitarias, portaron pancartas y entonaron cánticos como “El aborto es sagrado” o “Mi cuerpo me pertenece” en las escalinatas del Capitolio en Austin, sede del poder legislativo estatal.

“Nuestra meta es que las protestas continúen en las redes sociales hasta que exista una respuesta de la Corte Suprema del país”, dijo a EFE Diana Gómez, representante de la organización de base Progress Texas.

Si se cierra la mayor parte o toda la atención del aborto en Texas, la distancia promedio de conducción de ida a una clínica aumentaría 20 veces, de 12 millas a 248 millas, según el Instituto Guttmacher, una organización de investigación que estudia los derechos de salud reproductiva.

La prohibición también dará impulso a otros estados para aprobar leyes idénticas, dijo Elizabeth Nash, analista de políticas estatales del Instituto Guttmacher.

Tags