Revelan detalles de la investigación sobre el ataque a la embajada cubana en Washington
Alexander Alazo, de 42 años, disparó contra la embajada de Cuba en Washington, la madrugada de este jueves, y aunque el hecho continúa bajo investigación, en el transcurso de la mañana se conocieron nuevos detalles
Fachada de la Embajada de Cuba en Estados Unidos

 

Un hombre disparó contra la embajada de Cuba en Washington DC, la madrugada de este jueves, y aunque el hecho continúa bajo investigación, en el transcurso de la mañana se conocieron nuevos detalles.

La policía de Washington identificó al asaltante como Alexander Alazo, de 42 años y residente de Aubrey, Texas.

El tirador fue detenido por la policía estadounidense luego de que recibieran una llamada de funcionarios de la sede diplomática, después de que abrieran fuego aproximadamente a las 2:00 de la madrugada.

En el hecho no se reportaron víctimas, pero sí daños materiales en el edificio de la instalación, que muestra los impactos de bala en columnas, paredes y lámparas destruidas.

En el momento de su arresto, Alazo portaba un rifle de asalto. El hombre no se resistió a la detención y las causas que lo llevaron a perpetrar este hecho aún no han sido reveladas.

La policía de Estados Unidos dijo a medios de prensa que el hombre se trasladó hacia la sede diplomática en un auto SUV con placas de Texas y una bandera de Estados Unidos en la parte superior.

El teniente de policía Brian Hollan no especificó si había personas dentro de la embajada cubana durante el suceso. No obstante, se percibió que estaban varias luces encendidas en la instalación. Los hechos despertaron a los vecinos del lugar que dijeron escuchar numerosos disparos y gritos.


Testigos de lo ocurrido dijeron al canal local ABC 7 que el autor disparó al menos 30 veces con el rifle de asalto.

La cancillería cubana había expresado en una nota publicada en la mañana de este jueves que el gobierno de la isla esperaba conocer la identidad y las motivaciones del autor de esta agresión, así como las circunstancias que rodean al hecho. El propio Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, anunció que ya hay una investigación en curso.

Sin demora, las autoridades policiales estadounidenses revelaron detalles y explicaron que Alazo enfrenta ahora cargos de posesión de un arma de fuego y municiones  no registradas, y asalto con la intención de matar y posesión de un dispositivo de alimentación de alta capacidad, dijo el medio estadounidense The Hill.

El teniente del Departamento de Policía de Washington DC explicó que ahora la investigación pasa a manos del Servicio Secreto.


El suceso ocurre en  momentos en que la sede diplomática cubana no está prestando servicios consulares presenciales por la propagación de la enfermedad de la COVID-19 en Estados Unidos  y debido a las medidas tomadas a raíz de  la declaración de emergencia Nacional emitida por el gobierno estadounidense a causa del coronavirus. 

Pero la embajada continúa con los  trámites no presenciales  a través  del correo postal o de agencias contratadas.
Se espera que en las próximas horas se divulguen más detalles sobre este hecho, que ha sido ampliamente reflejado por la prensa estadounidense y los medios cubanos.