Funcionario de Naciones Unidas toma demandas de huelguistas en Nueva York

Un emisario de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, recogió las peticiones de los huelguistas plantados en Nueva York.
 

Reproduce este artículo

Un emisario de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, recogió el 15 de septiembre las peticiones de los huelguistas plantados frente a la sede de la ONU en Nueva York, informó a ADN Cuba Léo Juvier-Hendrickx, uno de los cubanos que acompaña la protesta.

Según dijo, José Paz se interesó por la salud de Nacho Rocha, el ciudadano español que continúa la huelga de hambre en representación de todo el grupo y escuchó todas las demandas e insatisfacciones de los presentes.

Los cubanos, ubicados frente a la sede de la ONU en Nueva York, pidieron una reunión con Bachelet, para mostrarle que la isla necesita una intervención humanitaria debido a la grave crisis social y económica, agregó Juvier-Hendrickx.

Nacho Rocha, natural de Cádiz (España), continúa la huelga de hambre iniciada por varias activistas cubanas frente a la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, pidiendo que la comunidad internacional escuche el reclamo a favor de la libertad de la isla.

El domingo las cubanas Anisley Pérez, Niurka Prestamos y Yamisderky Pelier depusieron el ayuno que iniciaron el 28 de agosto, “por motivo de enfermedad, sus cuerpos colapsaron y habían pasado la COVID-19 hace poco”, explicó Rocha a ADN Cuba. Él mantiene la protesta pacífica que comenzó en la ciudad de Sarasota, Florida, de donde viajó hasta Manhattan para unirse a las activistas.

Para deponer la huelga, Rocha pide una reunión con algún relator o relatora de la ONU y “abrir un canal de comunicación para exponerles los problemas de Cuba. Enseñarles las imágenes que tenemos, las golpizas que tenemos documentadas, los nombres de los cientos de personas que están desaparecidas o detenidas desde las protestas del 11 de julio”.

Nacho Rocha dijo que este miércoles arribó a 13 días de huelga. El activista sin filiación con organización política, agradeció el apoyo de las personas de Nueva York que se acercan a conocer sobre la causa de la protesta y a expresarle solidaridad.

“Tengo sacos de dormir y colchas gordas que me facilitaron los ángeles de Nueva York, frío no estoy pasando”, dijo sobre quienes lo han ayudado.

El español explica que comenzó a viajar a Cuba desde el 2008, pero nunca ha estado en el balneario turístico de Varadero. Prefiere visitar la “Cuba profunda”, como la que conoció en los montes de Contramaestre.

“Sé lo que es dormir en un catre bajo un techo de guano, y bañarme con un jarrito de agua fría. Yo conozco al pueblo cubano. La mayoría de mis amigos son cubanos. Sé en mi propia carne lo que sufren”.

Rocha dijo que es “un activista defensor de los derechos humanos y me veo en la obligación de hacer todo lo que esté en mi mano para que el genocidio en Cuba se acabe”.

“Basta ya de muertos porque la dictadura asesina no ha sido capaz de tener los insumos médicos necesarios para combatir la pandemia”, añadió.

Anisley Pérez, Niurka Prestamos y Yamisderky Pelier tienen previsto regresar de Miami a Nueva York el 14 de septiembre, cuando comienza el septuagésimo sexto período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU y están convocando a una manifestación. Nacho Rocha piensa acompañarlas, a pesar de que lleva varios días en huelga de hambre.

“Me van desapareciendo las fuerzas, pero sigo. Cada vez que pienso en lo que estoy, me recupero. Voy a seguir peleando hasta que me abran una puerta ahí delante [en la ONU], o que me tengan que llevar los paramédicos”, dijo a ADN Cuba.

Pidió que en todos los países “salieran a la calle por la libertad de Cuba. Si conseguimos sacar al comunismo de cuba, vamos a sacarlo de la faz de la tierra”.

Rocha cree que el régimen de La Habana “tiene miedo al pueblo” y que los cubanos volverán a salir a las calles, como ocurrió el 11 y 12 de julio, pero que en la isla “tienen que ver que nosotros afuera estamos haciendo también algo por la causa”.

El español envió un mensaje a los cubanos: “sigan peleando, tenemos que conseguir que las próximas generaciones vivan en libertad”.