Más de 600 nuevos casos en Florida y 40 muertes
La Florida reporta en las primeras horas de este sábado 634 nuevos casos confirmados de COVID-19 y otras 40 muertes, cifras que ubican el cómputo total de la demarcación en 24 mil 753 casos positivos
El número de casos se acerca a los 25 mil

El sureño estado estadounidense de la Florida reporta en las primeras horas de este sábado 634 nuevos casos confirmados de COVID-19 y otras 40 muertes, cifras que ubican el cómputo total de la demarcación en 24 mil 753 casos positivos de la enfermedad provocada por la nueva cepa de coronavirus y 726 decesos.

El incremento en las últimas 24 horas (de viernes a sábado) es inferior al de la jornada precedente, cuando se reportaron 800 nuevos positivos a la enfermedad viral y pandémica, que tiene en jaque a todo Estados Unidos y el mundo entero, y amenaza con sumir al mundo en una profunda crisis económica y laboral.

De hecho, como consecuencia de la misma se estima que unas 22 millones de personas han perdido sus empleos en Estados Unidos, donde hasta la fecha se registran 706 mil 830 casos y 37 mil 86 fallecimientos, según el mapa en tiempo real de la propagación de la enfermedad que gestiona la Universidad John Hopkins de Baltimore. 

El país es el más afectado por la pandemia desde finales de marzo. De acuerdo con las estimaciones de la referida fuente, en 24 horas (de jueves a viernes), la nación registró tres mil 856 fallecidos, aunque la cifra incluyó muertos “vinculados probablemente” a la COVID-19 que no habían sido contabilizados antes, según destaca Infobae.

En Florida, el condado de Miami-Dade sigue siendo el más afectado, con 8 mil 824 casos confirmados y 195 fallecidos. Le siguen Broward y Palm Beach, con 3 mil 688 y 2 mil 88 casos, respectivamente.

Ante la polémica de esta semana entre el presidente Donald Trump y los gobernadores sobre cuándo reabrir la economía del país, los alcaldes de los distintos condados del sur de la Florida manifestaron criterios divergente.
 

 

Carlos Gimenez, alcalde de Miami-Dade, comentó desde el lunes que está valorando una serie de medidas para ir reabriendo poco a poco la economía. Sin embargo, otras autoridades locales como el alcalde de Miami, Francis Suárez, y el de Hialeah, Carlos Hernández, cuestionaron esta eventual decisión y consideraron que lo más prudente es esperar.

Visto lo visto, la propagación del virus causante de la COVID-19 sigue en ascenso, tanto en Florida como en el resto del país y el mundo, por lo que medidas apresuradas podrían ser contraproducentes atendiendo a criterios epidemiológicos y de salud.