Incendian estación de policía de Minneapolis durante protestas
Manifestantes prendieron fuego a una estación de Policía de Minneapolis, que previamente había sido evacuada, durante la tercera noche consecutiva de protestas por la muerte de George Floyd a manos de la Policía
Estación de policía de Minneapolis en llamas
 

Reproduce este artículo

Un grupo de manifestantes incendió una estación de Policía en la ciudad de Minneapolis, Estados Unidos, en protesta por la muerte de George Floyd, un afroamericano que murió este lunes tras la agresión de un agente.

Miles de personas ingresaron al establecimiento del Tercer Precinto de Minneapolis, ubicado cerca del vecindario donde Floyd falleció. Minutos antes la estación había sido evacuada por los efectivos, quienes reconocieron que no podían hacer nada contra la multitud. Los manifestantes accedieron a la comisaría, la tercera noche consecutiva de protestas.

La muerte George Floyd ha generado una profunda indignación luego de una serie de crímenes policiales contra la comunidad afroamericana. El hombre de 46 años falleció justo después de ser detenido por la policía, que sospechaba que había querido falsificar un billete de 20 dólares. Durante la intervención, un oficial lo mantuvo en el suelo presionándole el cuello con su rodilla. "No puedo respirar", se le escucha decir a Floyd en un video que se volvió viral. Tras quedar inmóvil, el hombre fue trasladado a un hospital, donde declararon su muerte.

La muerte de Floyd sacudió a Minneapolis. Los disturbios en la ciudad asolaron varias manzanas del barrio de Longfellow, y se extendieron por kilómetros. Cerca de la comisaría incendiada, sede del policía que arrestó a Floyd, los manifestantes llevaron maniquíes de ropa de una tienda saqueada y los arrojaron a un coche en llamas. Más tarde, un incendio en un edificio cercano estalló.

En un centro comercial al otro lado de la calle de la estación del tercer distrito, las ventanas de casi todos los negocios habían sido destrozadas, desde la gran tienda Target en un extremo hasta el gimnasio Planet Fitness en el otro, detalla The San Diego Union-Tribune.

“No queremos estar aquí luchando contra nadie. No queremos que nadie salga herido. No queremos causar ningún daño. Solo queremos que el oficial de policía rinda cuentas”, refirió Erika Atson, de 20 años, una de los cientos de personas que se reunieron frente a las oficinas del gobierno en el centro de Minneapolis y quien vio a sus hermanos de 14 y 11 años de edad ser atacados por la policía hace años porque los agentes presumieron erróneamente que los muchachos tenían armas.

Dijo que había estado en “todas las protestas” desde la muerte de Floyd y que le preocupaba criar niños que pudieran ser vulnerables en los encuentros con la policía.

"¿POR QUÉ NOSOTROS?” se lee en un graffiti rojo garabateado en la pared del Target. Un restaurante de Wendy’s al otro lado de la calle se quemó casi sin ser reconocido.

Este jueves, el gobernador de Minnesota, Tim Walz llamó a la Guardia Nacional para intentar detener la violencia y subrayó:

“Es hora de reconstruir. Reconstruir la ciudad, reconstruir nuestro sistema de justicia, y reconstruir la relación entre las fuerzas del orden y aquellos a quienes se les encarga proteger. La muerte de George Floyd debería conducir a la justicia y a un cambio sistémico, no a más muerte y destrucción”, dijo el gobernador. 

Los manifestantes destruyeron propiedades “porque el sistema está roto”, dijo un joven que se identificó por su apodo, Cash.

El alcalde Jacob Frey apeló a la calma. “Por favor, Minneapolis, no podemos dejar que la tragedia engendre más tragedia”, dijo en Twitter.

Por otro lado, Eric Kowalczyk, un capitán de policía en Baltimore refirió durante los disturbios de Freddie Gray en 2015: “Nadie quiere ver su ciudad en llamas, pero al mismo tiempo no quiere ver a los ciudadanos heridos por el mismo departamento de policía por el que protestan”.

Las manifestaciones se extienden a otras ciudades de los Estados Unidos. En Nueva York, los manifestantes desafiaron la prohibición de salidas a reuniones públicas y se enfrentaron a la policía y bloquearon el tráfico en el centro de Denver. Un día antes, los manifestantes habían tomado las calles de Los Ángeles y Memphis.

Los equipos de bomberos han respondido a unos 30 incendios intencionados durante las protestas, incluyendo al menos 16 incendios de estructuras, y múltiples camiones de bomberos fueron dañados por rocas y otros proyectiles, dijo el departamento de bomberos. Nadie resultó herido por las llamas.

Hasta el momento se conoce que cuatro oficiales de policía relacionados con la detención fueron expulsados del cuerpo este martes. “Lo que ocurrió fue simplemente horrible”, dijo el alcalde, Jacob Frey.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió al Buró Federal de Investigaciones (FBI) y al Departamento de Justicia acelerar la investigación. “¡Se hará justicia!”, aseguró Trump a través de Twitter.

Solo que la gente no quedó satisfecha y salió a las calles a protestar por el crimen contra George Floyd.