Estados Unidos, tercer país con más casos de coronavirus
Este domingo Estados Unidos se convirtió en el tercer país del mundo con más casos positivos de la nueva cepa de coronavirus, con un total acumulado de 32 mil 81 casos confirmados
Muchos se quejan en Estados Unidos de que las pruebas no cubren la demanda. Foto: EFE

Era de esperarse, pero falta el cuándo y este domingo se concretó. En la jornada, Estados Unidos se convirtió en el tercer país del mundo con más casos positivos de la nueva cepa de coronavirus, que hasta el momento ha contagiado a más de 329 mil personas y provocado la muerte de más de 14 mil en todo el orbe.

De acuerdo con las estadísticas actualizadas en tiempo real por la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos superó a España en número de casos (32 mil 81 vs 28 mil 603), con lo cual ocupa el tercer peldaño del trágico ranking, en el que todos quieren descender lo antes posible por cuestiones que rebasan lo meramente sanitario.

Hasta el momento, 400 personas han perdido la vida en el país como consecuencia de la enfermedad, para la que aún no existe una vacuna efectiva. Por encima de su estadística en número de contagios sólo se ubican China e Italia, con más de 81 mil y 59 mil casos, respectivamente.

En quinto lugar se ubica Alemania, con cerca de 24 mil contagios, seguida por Irán (21.6 mil), Francia (14.4 mil), Corea del Sur (cerca de nueve mil), Suiza (siete mil) y Reino Unido (cinco mil), para cerrar el ‘top ten’ de los países con mayores totales de casos confirmados.

 

Además de ellos, los otros países que superan el millar de casos declarados son Países Bajos, Austria, Bélgica, Noruega, Suecia, Dinamarca, Portugal, Canadá, Australia, Malasia, Japón y Brasil.

Entre todos ellos, destaca el caso de Corea del Sur, que luego de ser por varias semanas el segundo país con más enfermos de COVID-19 tras China, parece estar conteniendo la propagación de la pandemia.

Entre lo más importante acontecido sobre la enfermedad en Estados Unidos, este sábado trascendió que a partir de la próxima semana podría estarse aplicando una prueba rápida, capaz de detectarla en 45 minutos. Hasta el momento, las pruebas que se aplican no determinan si se es positivo o negativo hasta después de 24 horas, por lo que sustancial reducción del tiempo, a priori, podría contribuir a hacer más efectivas las medidas de aislamiento y contención.