EEUU exigirá pruebas de COVID-19 para entrar al país
Las nuevas reglas entrarán en vigor dos semanas después de que sean firmadas por el director del CDC Mark Redfield, el 26 de enero.
Pruebas de coronavirus
 

Reproduce este artículo

El jefe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos firmará una orden que amplía los requisitos de pruebas de coronavirus para casi todos los viajeros aéreos internacionales, no sólo los británicos, dijeron fuentes a Reuters.

Las nuevas reglas entrarán en vigor dos semanas después de que sean firmadas por el director del CDC Mark Redfield, el 26 de enero.

El CDC ha estado presionando durante semanas y con urgencia al gobierno de Donald Trump para que amplíe los requisitos. Una cuestión pendiente es cómo abordar algunos países que tienen una capacidad de pruebas limitada y cómo el CDC se ocuparía de los viajes a esos países, dijeron las fuentes.

El CDC comenzó el 28 de diciembre a exigir a casi todos los pasajeros de aerolíneas que llegan de Gran Bretaña —incluidos los ciudadanos estadounidenses— que den negativo en las pruebas para el COVID-19 dentro de las 72 horas de su embarque. Aquellos menores de 2 años y los pasajeros que hagan escala en el Reino Unido están exentos.

Canadá impuso reglas similares para casi todas las llegadas internacionales a partir del 7 de enero, al igual que muchos otros países.

En una reunión de la Casa Blanca el lunes, Redfield volvió a plantear la urgencia de adoptar los requisitos de prueba a medida que se identifican nuevas cepas de COVID-19 en diferentes partes del mundo. Planteó la preocupación de que las vacunas podrían no ser eficaces contra las nuevas cepas, dijeron las fuentes.

Los funcionarios de Estados Unidos no planean eliminar pronto las restricciones que se adoptaron en marzo y que prohíben la entrada a la mayoría de los ciudadanos no estadounidenses que han estado en partes de Europa, el Reino Unido y Brasil, dijeron las fuentes.

A principios de este mes, las principales aerolíneas estadounidenses apoyaron el impulso del CDC para implementar un programa mundial de pruebas que requiere resultados negativos para la mayoría de los pasajeros aéreos internacionales que regresan a Estados Unidos.

Airlines for America, un grupo que representa a American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y otras grandes aerolíneas, también instó al gobierno de Trump a levantar las restricciones de entrada a Europa y Brasil como parte de la expansión de las pruebas.

Estados Unidos continúa con un rebrote muy fuerte del nuevo coronavirus, con días donde se han reportado incluso más de 3000 muertes.

Hasta el momento, el país ha administrado más de 9 millones de vacunas contra la COVID-19, desde que comenzara la campaña en diciembre pasado.

El esfuerzo para vacunar lo más rápido posible a 140 millones de personas vulnerables y prioritarias requiere la colaboración de farmacéuticas, empresas de logística, las fuerzas armadas, los departamentos de salud de los 50 estados y de centros hospitalarios y farmacias.