Biden reafirma retirada de Afganistán: les dimos oportunidades para determinar su futuro

"Les dimos todas las oportunidades para determinar su propio futuro (...) lo que no pudimos brindarles fue la voluntad de luchar por ese futuro", dijo Joe Biden sobre el triunfo de los talibanes en Afganistán
 

Reproduce este artículo

El presidente Joe Biden, admitió este lunes 16 de agosto que la caída de Afganistán en manos de los talibanes se desarrolló "más rápidamente" de lo que Estados Unidos anticipó, pero apoyó firmemente su decisión de retirar las tropas.

Los extremistas islámicos controlan ahora Kabul, la capital afgana, casi dos décadas después de haber sido expulsados ​​por los estadounidenses.  Miles de civiles tratan de huir, provocando escenas caóticas en los alrededores del aeropuerto de la ciudad.

En referencia a los 20 años de presencia militar estadounidense en Afganistán, Biden dijo: "Este es el último ining". El presidente se refirió a los "muchos pasos en falso" cometidos en Afganistán durante los años de presencia militar estadounidense y asumió cierta responsabilidad por la situación en desarrollo mientras hacía sus declaraciones en la Casa Blanca.

"Tenemos que ser honestos, nuestra misión en Afganistán está dando muchos pasos en falso, son muchos los muchos pasos en falso en las últimas dos décadas. Ahora soy el cuarto presidente estadounidense en presidir la guerra en Afganistán. Dos demócratas y dos republicanos. No dejaré que esta responsabilidad recaiga en un quinto presidente. No engañaré al pueblo estadounidense y decirle que un poco más de tiempo en Afganistán marcará la diferencia", dijo Biden.

"Soy el presidente de los Estados Unidos de América, y la responsabilidad es mía.  Estoy profundamente entristecido por los hechos que enfrentamos ahora. Pero no me arrepiento de mi decisión de poner fin a la guerra de Estados Unidos en Afganistán ", añadió.

Sobre la situación tras la toma de Kabul, Biden dijo que "las escenas que estamos viendo en Afganistán son desgarradoras, particularmente para nuestros veteranos, nuestros diplomáticos, trabajadores humanitarios, para cualquiera que haya pasado tiempo en el terreno trabajando para apoyar al pueblo afgano. Para aquellos que han perdido seres queridos en Afganistán, y para los estadounidenses que han luchado y servido en el país, y sirven a nuestro país en Afganistán. Esto es profundamente, profundamente personal".

Biden responsabilizó a los líderes afganos por la difícil situación del país, diciendo que el presidente Ashraf Ghani, se había negado a negociar e insistió erróneamente en que las fuerzas armadas afganas lucharían.

"Les dimos todas las oportunidades para determinar su propio futuro", dijo Biden, "lo que no pudimos brindarles fue la voluntad de luchar por ese futuro".

La culpa atribuida por Biden al ejército local contrasta con lo dicho durante años por los generales estadounidenses, quienes habían afirmado que las fuerzas afganas estaban mejorando y desarrollando su capacidad para luchar contra los talibanes.

"El ejército afgano es cada vez más efectivo", dijo el general James Mattis al Congreso en julio del 2010 cuando fue nominado para liderar el Comando Central de Estados Unidos. Por aquellos días, agregó que el ejército afgano -junto con fuerzas estadounidenses- eran "la peor pesadilla para los talibanes", recordó FOX News.

Robert Gates, quien se desempeñaba como secretario de Defensa, dijo a los periodistas que las tropas afganas eran "responsables de la seguridad en Kabul", "con un buen desempeño" y que "continuarían mejorando".

Dos años después el general John Allen, entonces Comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán, dijo al Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes: "Seguimos en camino de garantizar que Afganistán ya no sea un refugio seguro para Al Qaida y ya no sea aterrorizado por los talibanes".

Sobre el ejército local, Allen dijo que "como potencial influencia unificadora en Afganistán, las fuerzas afganas son mejores de lo que pensábamos que eran".

En noviembre del 2014, el general John Campbell dijo a NPR, cuando le preguntaron si las fuerzas afganas podían luchar con ayuda, que "cada vez que las [fuerzas de seguridad afganas] se involucran con los talibanes, los talibanes no pueden mantenerse firmes, no pueden sostener el terreno".

"Les estoy diciendo lo que he visto", continuó Campbell, "el cambio de hace un par de años a hoy. Tienen la capacidad de protegerse a sí mismos. Son la institución más fuerte de Afganistán".

Cinco años después, Biden dijo al reafirmarse en la decisión de abandonar Afganistán: "Las tropas estadounidenses no pueden, y no deben, estar luchando en una guerra y muriendo en una guerra que las fuerzas afganas no están dispuestas a luchar por sí mismas", y agregó que Estados Unidos ha dado "todas las herramientas que podrían necesitar".

No obstante, la iniciativa de Biden ha sido criticada. Ryan Crocker, ex embajador en Afganistán durante la administración Obama, dijo que tiene "serias dudas" sobre la "capacidad del presidente Biden para dirigir" a Estados Unidos como comandante en jefe de la nación tras el sorpresivo colapso del país asiático.

Este fin de semana, Crocker, que se ha desempeñado como diplomático en numerosas administraciones, acusó a Biden de interpretar mal la situación o de no preocuparse por las consecuencias de una retirada apresurada.

Jake Sullivan, portavoz de la Casa Blanca inquirido por FOX News sobre lo dicho por el ex embajador, declaró que "lo que el presidente no estaba preparado para hacer era entrar en una tercera década de conflicto, lanzando miles de tropas más -que era su única otra opción- para luchar en medio de una guerra civil que el ejército afgano no combatiría por sí mismo. No les haría eso a los hombres y mujeres de Estados Unidos ni a sus familias. Y es por eso que tomó la decisión de retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán".

El ex secretario de Defensa Leon Panetta dijo el lunes que la debacle que se desarrolla en Afganistán fue un momento similar al de "Bahía de Cochinos", para el presidente Joe Biden, refiriéndose la fracasada invasión que debió ser respaldada por John F. Kennedy, con el objetivo derrocar al dictador cubano Fidel Castro.

 

Reacciones de congresistas

Congresistas estadounidenses se pronunciaron en las últimas horas sobre la situación de Afganistán luego de que los talibanes tomaron Kabul y miles de personas huyeran hacia el aeropuerto de la capital.

Publicación de Mario Díaz-Balart

Publicación de Mario Díaz-Balart


Mario Díaz-Balart, miembro de la Cámara de Representantes, escribió en su cuenta de Twitter que a los talibanes solo les importan el poder, la violencia y someter a las mujeres como ciudadanas de tercera clase.

Asimismo, criticó la “precipitada retirada” del presidente, Joe Biden, de Afganistán, argumentando que traerá consecuencias de seguridad nacional graves y peligrosas para Estados Unidos y el mundo en los próximos años, ya que los “enemigos están observando cómo dejamos atrás a nuestros aliados sin un plan, sin mencionar el destino de las mujeres y los niños de Afganistán”.

Díaz-Balart culpó a Biden de darle la espalda a los aliados, incluyendo al pueblo de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Por su parte, el senador Bob Menéndez, escribió que mientras los talibanes avanzan, todo el estado de Afganistán colapsa y Estados Unidos debe “priorizar la evacuación de los más vulnerables”.

“La acción rápida e inmediata es primordial para garantizar la seguridad de nuestras tropas, diplomáticos y mujeres y activistas”.

Publicación de Bob Menéndez en Twitter

Publicación de Bob Menéndez en Twitter


Carlos Gimenez, miembro de la Cámara de Representante, cuestionó las acciones de Biden y su silencio ante la terrible situación de Afganistán. “¿Qué medidas se están tomando para garantizar que Afganistán no se convierta en la base del terrorismo?”.

“Es hora de hacer su trabajo”, escribió Gimenez en su cuenta de Twitter haciendo referencia a las decisiones de Biden con respecto al tema.

Publicación de Carlos Gimenez en Twitter

Publicación de Carlos Gimenez en Twitter


Otros congresistas, como el senador Marco Rubio y Nicole Malliotakis, miembro de la Cámara de Representantes, criticaron también el plan de retirada de la Administración Biden.

“Afganistán está fuera de control. ¿Quién en esta Administración tiene el control?”, expresó Malliotakis.

Luego de que los talibanes tomaran la capital, todo el personal de la embajada de Estados Unidos en Kabul fue evacuado, confirmó el Departamento de Estado el domingo por la noche.


“La evacuación segura de todo el personal de la embajada se ha completado y se encuentran en las instalaciones del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, cuyo perímetro está asegurado por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado.

Posteriormente, al menos tres aerolíneas han suspendido sus vuelos o han cambiado de ruta para evitar el espacio aéreo de Afganistán después de que el gobierno del país cayera en manos de los talibanes.