Un comunicado, un tweet y una reunión con Yotuel: la respuesta de España a la represión en Cuba

Un debate sobre política exterior en el Congreso español puso contra las cuerdas al gobierno de Pedro Sánchez; la oposición lo señala por su tibieza y sus malabarismos verbales para no llamar a Cuba "dictadura".
España-11J
 

Reproduce este artículo

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, declaró este 30 de agosto que su gobierno respondió a la represión del régimen cubano contra las protestas de julio con “un comunicado, un tweet y una reunión” con el cantante Yotuel Romero.

Albares, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), contestó de esta forma a críticas de la oposición en el Congreso, durante un debate sobre política internacional en el que salieron a relucir los temas de Afganistán, Nicaragua, Venezuela y Cuba.

“Hubo un comunicado de mi ministerio, el mismo día en que yo tomaba posesión como ministro. Yo mismo puse un tweet pidiendo la libertad de los manifestantes y exigiendo la liberación de la corresponsal de ‘ABC’. Yo hablé con Yotuel, (…), para que él me informara de primera mano. Entonces, sí se hacen cosas”, argumentó el titular.

La oposición española acusó al gobierno del socialista Pedro Sánchez de permanecer en silencio ante la ola de protestas y la represión desatada por el régimen contra los manifestantes pacíficos, que dejó cientos de arrestados y un muerto.

“En la situación que atraviesa la sociedad civil cubana, que ha salido a las calles desde el día 11 de julio para pedir libertad, ¿dónde está España? Ausente, y negando que aquello sea una dictadura”, denunció durante el debate Valentina Martínez, portavoz del Partido Popular (PP).

“Es un silencio cómplice”, señaló Iván Espinosa de los Monteros, del ultraconservador VOX. “Artistas como Hamlet Lavastida son detenidos, pero Sánchez calla. Líderes opositores como José Daniel Ferrer son encarcelados, pero Sánchez calla”.

El PSOE ha sido criticado duramente por mantener relaciones cordiales con el gobierno de La Habana y sus malabarismos verbales para evitar endilgarle el calificativo de “dictadura” al sistema político de la isla.

Dos días después de las protestas del 11 de julio, que levantaron a decenas de localidades en son de protesta contra el Gobierno, Sánchez declaró al canal Telecinco: “Cuba no es una democracia”, pero hasta ahí las cuentas.

Ese mismo día solicitó a las autoridades cubanas que respetaran el derecho de libre manifestación y añadió que siguen de cerca cómo evoluciona la situación en la isla.

Para la oposición de derecha, La Moncloa debería arriesgarse más y adoptar un estilo más duro en sus relaciones con La Habana, a pesar de los negocios del país en la isla caribeña.

España es el país con más inversiones en Cuba y su tercer socio comercial. Cuba es el segundo receptor de las exportaciones españolas en el Caribe, con 592,5 millones de euros en 2020, solo superada por Colombia, con 743 millones.