Disidencia de las FARC continúa atacando y asesinando indígenas en Colombia
El ejército ha desplegado unos 2.500 efectivos, en estos municipios para contrarrestar al grupo armado que está detrás de la ola de violencia, según el gobierno: la disidencia Dagoberto Ramos de las FARC
Otros dos indígenas fueron asesinados el fin de semana en el Cauca
 

Reproduce este artículo

Otros dos indígenas fueron asesinados el fin de semana en la región del Cauca, en el sureste de Colombia, a manos de quienes se cree son pistoleros de la disidencia de las FARC que desde la semana pasada han atacado pequeñas caseríos en esta zona.

Con los muertos del fin de semana en Toribío y Corinto, en el norte del Cauca, son ya 13 personas las muertas a manos, según el Gobierno, de unidades guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El sábado fue acribillado Alexander Vitonás Casamachín, de 18 años , mientras que Jesús Mestizo murió el domingo, informó el medio digital El Colombiano.

Los pistoleros también atacaron a Arbey Noscué, coordinador de la Guardia Indígena, pero las armas se les trabaron a los agresores y él tuvo tiempo de escapar.

Además, en Corinto, dos guardias nativos resultaron heridos en otro ataque, según la denuncia del Consejo Regional Indígena del Cauca.

El ejército ha desplegado unos 2.500 efectivos, en estos municipios para contrarrestar al grupo armado que está detrás de la ola de violencia, según el gobierno: la disidencia Dagoberto Ramos de las FARC, dijo El Colombiano.

En la mañana de este lunes, el presidente Iván Duque anunció que realizaría un consejo de seguridad en Popayán, en el que estará acompañado del ministro de Defensa y la cúpula militar.

Por otro lado, la Iglesia católica colombiana pidió este lunes el fin de la violencia en el convulso departamento del Cauca, y organizó una caravana con unos 200 feligreses a la zona.

 

 

El arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, afirmó a periodistas que la caravana partió desde esa ciudad, ubicada a unos 89 kilómetros del Cauca, con el objetivo de ayudar a las víctimas de la violencia que golpea la región.

"Brindar nuestra ayuda espiritual, nuestra voz de aliento a esas comunidades, especialmente con la comunidad Nasa, los indígenas", dijo el prelado, quien calificó como "un drama" la ola de violencia en ese departamento.

En el caserío de Tacueyó (Toribío) se realizó una eucaristía junto a familiares de las víctimas mortales de uno de los ataques perpetrados.

La espiral de violencia en el Cauca se ha ensañado contra las comunidades indígenas que allí viven, pues de las 13 personas asesinadas en la última semana 7 eran nativos.

Las primeras víctimas fueron asesinadas el pasado martes cuando disidencias de las FARC, según el gobierno, dispararon en el caserío de Tacueyó a la autoridad neehwe'sx Cristina Bautista y a los guardias Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto.

Además de estos siete indígenas, las autoridades encontraron el jueves en el caserío de Santa Helena, en el municipio de Corinto, cuatro cadáveres de un equipo que hacía trabajos de topografía y otro más en Huasanó, en la localidad de Caloto.

Otro crimen fue el de Fabián Eduardo Rivera, escolta de la Unidad Nacional de Protección (UNP), que hace parte del Ministerio del Interior, y que fue secuestrado y asesinado el sábado por presuntos disidentes de las FARC.

(Con información de Efe)

Tags