Trump pide vencer a la "izquierda radical" en su primer mitin post COVID-19
Un Trump lleno de energía y en un multitudinario mitin de campaña, retornó este lunes a la contienda electoral y lo ha hecho en el estado al que llama su hogar, Florida
Donald Trump en Florida. Foto: Reuters
 

Reproduce este artículo

Un Trump lleno de energía y en un multitudinario mitin de campaña, retornó este lunes a la contienda electoral y lo ha hecho en el estado al que llama su hogar, Florida (EE.UU.).

Desde el Aeropuerto Internacional de Orlando Sanford, en el centro de este sureño estado, el aspirante a otros cuatro años en la Casa Blanca, el presidente republicano Donald Trump, ha pedido a sus partidarios que "salgan y voten" si no quieren un Gobierno de la "izquierda radical" encarnado en el candidato demócrata, Joe Biden.

El presidente estadounidense arribó al que es su primer gran acto de campaña tras haber contraído la COVID-19 pocas horas después de que su médico en la Casa Blanca, Sean Conley, firmara un memorando en el que señaló que Trump "ha dado NEGATIVO en días consecutivos" al coronavirus.

"Ahora dicen que soy inmune", proclamó desde la tarima, a menos de 14 días de que se reportara que había dado positivo a la COVID-19, y prometió a sus seguidores "un gran beso".

"Cuando eres presidente, no puedes encerrarte en el sótano", defendió Trump, quien hace una semana abandonó el hospital militar Walter Reed, y agregó que las restricciones y los cierres impuestos para mitigar la expansión del coronavirus "están haciendo un daño tremendo a estos estados demócratas".

"Estamos en camino de tener 100 millones de dosis de vacunas para fines de este año", anunció Trump, para luego señalar que bajo su mandato se han salvado miles de vidas.

Aludió a una economía sólida y a récords en materia laboral, en momentos en que en septiembre la tasa de desempleo en Estados Unidos se ha ubicado en el 7,9 %, un descenso tras el salto del 14,4 % de abril por la eclosión que produjo el coronavirus.

El presidente espera "buenos números" para el tercer trimestre y dijo que el 2021 sería el "mejor año" en términos económicos. Celebró que "ningún país" se ha recuperado como Estados Unidos.

En la Florida no se olvidó ni de las personas de la tercera edad, a quienes prometió que "nadie va a tocar su Medicaid", ni de la numerosa comunidad hispana que vive en este estado.

"(Los demócratas) quieren convertir esto en una Cuba socialista, en una Venezuela", advirtió Trump, quien señaló que su oponente es un "gran admirador de Castro" a la vez que criticó el proceso de reapertura que la Administración de Barack Obama (2009-2017) hizo con el régimen de Cuba.

En Sanford, cercana a la ciudad de Orlando, donde se asienta una numerosa comunidad boricua, el presidente resaltó el apoyo que el pasado 5 de octubre le dio la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, quien en una entrevista en Telemundo dijo que Trump ha pensado en los puertorriqueños.

El presidente habló del combate contra la inmigración ilegal, y resaltó las "400 millas" de valla construidas en la frontera sur, a razón de unas diez millas diarias, así como la deportación de "20.000 miembros de pandillas, incluidos los de la MS-13".

El mismo día en que Amy Coney Barrett, la nominada por el presidente para el Tribunal Supremo, tuvo su primera audiencia en el Senado, el republicano puso de relieve que durante su mandato se han nominado a tres jueces conservadores para la máxima instancia judicial.

Calificó el mitin como su "regreso oficial a la campaña electoral" de cara a un segundo mandato. Trump busca apurar el paso y recuperar terreno tras la pausa por su contagio, y luego del mitin en Florida esta semana tiene previstos otros actos de campaña en los estados de Pennsylvania y Iowa.

Biden estará este martes también en el disputado estado de la Florida, y tendrá actos de campaña en Pembroke Pines y en Miramar, ambas en el sureño condado Broward, vecino a Miami-Dade.

 

(Con información de EFE)