Revelan autopsia del hombre que asesinó a un compañero en la secundaria

La autopsia de Michael Hernández, quien apuñaló y degolló a un compañero de la secundaria cuando apenas tenía 14 años, reveló que murió a causa de un problema del corazón
Michael Hernández fue acusado de asesinar a un compañero en la secundaria
 

Reproduce este artículo

Los resultados de la autopsia de Michael Hernández, el hombre que mató a un compañero de la secundaria cuando tenía 14 años, arrojó que murió a causa de un problema del corazón.

Según el informe publicado por la Oficina de Médico Forense del Condado Columbia, Hernández murió de una arritmia cardíaca provocada por la obesidad mórbida.

Este resultado esclarece la causa de muerte del asesino, que solo tenía 31 años cuando se desplomó de manera repentina en el Instituto Correccional de Lake City a finales de abril.

La autopsia no encontró ninguna evidencia de traumatismo externo y tampoco rastros de alguna droga ilegal en su sistema; estas dos causas fueron las principales teorías que se manejaron sobre su muerte.

El horroroso crimen ocurrió en febrero de 2004, cuando Hernández atrajo a su compañero, Jaime Gough, a un baño de la escuela intermedia Southwood, en Palmetto Bay, y lo apuñaló más de 40 veces para luego degollarlo.

Este caso conmocionó a todo Estados Unidos y en principal, a la comunidad del sur de Florida, donde un jurado condenó a Hernández rechazando su argumento de que había enloquecido en el momento del asesinato.

El joven fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, pero tuvo la oportunidad de una nueva audiencia después de que la Corte Suprema federal prohibió este tipo de sentencia para menores condenados por asesinato. Sin embargo, obtuvo la misma condena ante los escalofriantes detalles del caso.  

Días después de la muerte de Hernández, otro compañero que estudió en la misma secundaria llamado Andre Martin, confesó que se convirtió en detective del Departamento de Policía de Miami-Dade después de caer en cuenta que pudo haber sido él quien muriera a manos de su compañero. 

“Las declaraciones, las entrevistas con los detectives y simplemente la aplicación de la ley en este caso, realmente me inspiraron a ser un oficial de policía”, expresó Martin a principios de mayo.