Represor cubano termina condenado en corte federal de Miami por fraude

La vida del exagente de la Seguridad del Estado cubano cambió luego que alguien lo vio saliendo de un supermercado de Miami, lo reconoció, le tiró una foto y la publicó en Facebook.
Represor cubano termina condenado en corte federal de Miami por fraude
 

Reproduce este artículo

El ox oficial de la Seguridad del Estado cubano Saúl Santos Ferro fue encontrado este viernes culpable de fraude al seguro social y de mentir en la aplicación al solicitar su residencia en EEUU. El hombre de 74 años, que vive hace un tiempo en Miami, deberá cumplir 6 meses de prisión, dos años de probatoria y deberá pagar una multa de 12 mil dólares.

A Santos Ferro, de 74 años, se le acusaba de mentir a las autoridades estadounidenses sobre su vínculo con la estructura militar del país al momento de llenar su formulario para la residencia permanente en el país, y también de defraudar al Seguro Social, puesto que entre el 2016 y el 2019 recibió ayuda monetaria del gobierno.

En el juicio, Santos admitió haber recibido beneficios de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) a los que no tenía derecho. SSI es un programa financiado por dólares de impuestos y administrado por la Administración del Seguro Social para proporcionar a los ancianos y a las personas con discapacidades dinero en efectivo para cubrir sus necesidades básicas, incluyendo alimentos, ropa y vivienda. Santos y su esposa calificaron y comenzaron a recibir beneficios de SSI en septiembre de 2014, pero para abril de 2015, Santos y su esposa tergiversaron su situación de vida y comenzaron a recibir más dinero del que tenían derecho a recibir. Debido a su tergiversación, el Tribunal declaró a Santos responsable de los sobrepagos, que ascendían a 28.491,83 dólares.

Un reporte de Telemundo entrevistó al abogado de migración Willy Allen, quien participó en la denuncia, y que definió el fallo como "una victoria para la comunidad cubana, especialmente para las personas que han apoyado Represión ID".

La vida del exagente de la Seguridad del Estado cubano cambió luego que alguien lo vio saliendo de un supermercado de Miami y, a pesar de los años y las canas -Santos Ferro tiene ya 74 años de edad-, lo reconoció, le tiró una foto y la publicó en Facebook.

Desde ese momento su imagen y su historia comenzaron a circular por las redes sociales con un contundente mensaje debajo de la fotografía: que ese hombre, aunque con muchos años de más encima, había sido un agente de la Seguridad del Estado cubana. Varias personas se hicieron eco de la publicación y denunciaron que, además de ser jefe de la Seguridad del Estado en San Cristóbal, en la provincia de Artemisa, Santos Ferro se desempeñó en la dirección de establecimientos penitenciarios en la provincia de Pinar del Río.

"¿Cómo llegó a Miami este agente si al entrar a EEUU en el formulario que te hace Migración se te pregunta bien claro si perteneces o has pertenecido a organizaciones vinculadas a ministerios represivos?" --se preguntaron varios exiliados. Mintiendo, concluyeron los testigos.

A raíz de las denuncias, el pasado febrero Santos Ferro detenido por el FBI. En ese momento un juez decretó arresto domiciliario, con un localizador, y le impuso una fianza de 100 mil dólares. Ahora enfrenta una larga condena, tras declararse culpable.

"El fraude no caduca en la legislación norteamericana. El juez lo condena por eso. Cuando cumpla esos siete meses de condena irá ante un juez de Migración, y es posible que vuelva a ser detenido o expulsado de este país", explicó Allen.

Los documentos del caso de Santos Ferro pueden ser consultados y descargados aquí.