Floridanos podrán descargar sus licencias de conducir a través de una aplicación móvil

Los floridanos tendrán la oportunidad de descargar sus licencias de conducir y tarjetas de identidad a mediados de noviembre a través de la aplicación 'Florida Smart-ID'
Florida Smart ID se activará en noviembre
 

Reproduce este artículo

Los floridanos podrán descargar sus licencias de conducir y tarjetas de identidad en sus teléfonos inteligentes a mediados de noviembre, a través de una aplicación móvil desarrollada por el Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados de Florida (FLHSMV, por sus siglas en inglés).

Los funcionarios del FLHSMV le dijeron al Comité de Transporte del Senado la semana pasada que están preparados para lanzar la aplicación móvil llamada ‘Florida Smart-ID’ que estará disponible en App Store de Apple y en Google Play Store de Android.

Las empresas tecnológicas, los Departamentos de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés), la Asociación Automovilística Estadounidense y los legisladores en un número creciente, están de acuerdo en que las licencias digitales móviles permitirán a las personas más privacidad al poder decidir qué información personal comparten.

Colorado, Idaho, Maryland, Wyoming y Washington D.C., recibieron subsidios federales para poner a prueba las licencias de conducir móviles en 2016. Colorado y Luisiana fueron los primeros estados en establecer aplicaciones de identificación digital en 2018.

Según las compañías Congressional Quarterly y Fiscal Note, a partir de ese momento seis estados han lanzado aplicaciones móviles para licencias y tarjetas digitales: Arizona, Connecticut, Georgia, Kentucky, Maryland y Oklahoma. Por su parte, Florida, Utah y Iowa lanzarán sus aplicaciones a fines de año.

El director de tecnología de FLHSMV, Chad Hutchinson, demostró ante un panel del Senado cómo funciona el proceso de ‘Florida Smart-ID’, estudiada desde 2014, y explicó que puede proporcionar información diversa según las solicitudes de cada persona.

Hutchinson indicó que el dispositivo del usuario mostrará un código QR para ser escaneado y verificado; por ejemplo, si una licorería desea escanear el código QR de un cliente para confirmar su edad, la aplicación solo proporcionará los datos necesarios, pero si el código QR es escaneado por una agencia de aplicación de ley, se facilitarán todos los datos personales.

Agregó que, la aplicación para teléfonos inteligentes está lista para ser escaneada en las paradas de tráfico y controles de edad de las fuerzas del orden público, pero estará disponible para los floridanos a mediados de noviembre.

Una vez que la aplicación esté disponible, deberá ser usada en alquileres de automóviles, en las votaciones, en la seguridad de los aeropuertos, en el transporte público, entre muchos otros usos.

Las licencias digitales no reemplazarán las licencias de conducir o las tarjetas de identificación físicas, aseguró Hutchinson, ya que La Ley de Florida requiere que todos los adultos tengan una tarjeta de identidad física.

Las licencias de conducir de plástico siguen siendo necesarias como alternativa en caso de cortes de Internet o un mal funcionamiento del dispositivo, añadió.

“Todos tenemos estos instrumentos en nuestros bolsillos", dijo la senadora Gayle Harrell, mientras sostenía su teléfono inteligente. “Se han convertido en nuestra forma de vida, nuestra línea de vida”.

Pero con la llegada de este nuevo sistema, surgen preocupaciones sobre la equidad y la privacidad de los datos. En un informe de mayo, la organización de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) advirtió que, si bien la digitalización es inevitable, debe usarse con prudencia.

“Lo digital no siempre es mejor, especialmente cuando los sistemas son exclusivamente digitales”, indica el informe, que señala que muchos estadounidenses no poseen teléfonos inteligentes.

El texto insta a los legisladores estatales a que se aseguren de que “la identificación digital siga siendo voluntaria y opcional, que los agentes de policía nunca accedan a los teléfonos de las personas durante el proceso de identificación y que las empresas no pueden solicitar las identificaciones de las personas cuando no las necesitan”.