El clima pudiera extender más el impacto del coronavirus en Florida

Un estudio realizado por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) explica cómo el coronavirus puede extenderse por más tiempo, en particular en el “estado del sol”, debido a las características climáticas de la península
Infografía con símbolo del coronavirus sobre el mapa de la Florida
 

Reproduce este artículo

El profesor Chris Ueijo de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) reveló algunos resultados de un estudio que demuestra que el “estado del sol” tiene una estacionalidad de gripe diferente, respecto al resto de la nación. Este impacto, según explicó, está asociado con el clima de la Florida y la transmisión de la influenza, una enfermedad infecciosa, aguda y contagiosa, con similitudes al coronavirus que causó la pandemia.

El investigador apuntó, además, que esta situación puede contribuir a que el nuevo virus que provoca la COVID-19 se extienda por más tiempo en esta zona, en comparación con otras de clima más frío y seco.

Aunque la influenza no es igual al virus de la COVID-19, “se trata de un buen caso de estudio que explica cómo el coronavirus puede extenderse por más tiempo, en particular en Florida y representar un riesgo para las personas”, dijo Ueijo a la emisora WLRN.

“Hemos encontrado que el sureste tiene una estacionalidad diferente en el flu -influenza- respecto al resto de estados del país. Así que eso podría significar de que esa dinámica podría presentar un riesgo para la población porque puede extenderse más tiempo durante el año, en particular en Florida”, agregó.

Uejio, especialista en geografía y salud pública, precisó además que “muchas personas están hablando de una segunda ola de la epidemia en el otoño o invierno. Es muy posible que sigamos viendo esta ola durante el verano y luego la próxima primavera y el próximo verano”.

Ante la actual situación, el profesor universitario reconoce que las personas ya tienen “una mayor conciencia de cómo se propagan las enfermedades” y en ese sentido cree que hay cambios, “uno de ellos relacionado con disposición de las personas para usar mascarillas, algo que un mes atrás era un estigma”.

“Tener una mejor comprensión de cómo funcionan algunas de estas enfermedades infecciosas podría ayudar a prevenir otras enfermedades en el futuro”, destacó.

Otro de los beneficios que el experto subraya, es el aumento en la “capacidad de recuperación de nuestras instituciones para responder a sorpresas como desastres ambientales o una pandemia”.

Según informó este sábado el Departamento de Salud de Florida, el estado rebasó los 40 mil casos positivos del virus que provoca la COVID-19. En las últimas 24 horas se reportaron 802 nuevos contagios confirmados y 46 fallecimientos adicionales, para elevar la cifra de decesos totales a mil 715.

Los dos condados con peor situación epidemiológica continúan siendo Miami-Dade y Broward, con 13 mil 841 y 5 mil 780 casos, respectivamente. Les sigue Palm Beach con 3 mil 798 positivos confirmados, lo cual hace que el sur del estado siga siendo el epicentro de la epidemia en Florida.