Aunque su esposa confesó, el padre del niño asesinado en Miami-Dade niega los hechos

No obstante, el padre de Alejandro Ripley, un niño autista de nueve años que apareció ahogado este viernes en un lago de Kendale Lakes, negó la implicación de su esposa en los hechos.
Escena del crimen
 

Reproduce este artículo

El padre de Alejandro Ripley, un niño autista de nueve años que apareció ahogado este viernes en un lago de Kendale Lakes, en Miami-Dade, se dirigió por primera vez a los medios de prensa este sábado y negó la implicación de su esposa en los hechos.

Patricia Ripley fue acusada de dar muerte a su propio hijo, bajo el cargo de "asesinato premeditado en primer grado". Actualmente se encuentra arrestada sin derecho a fianza.

Por su parte, Aldo Ripley declaró a la prensa: "Lo único que tengo que decir es que amamos nuestras vidas, amamos a Alejandro, y no estamos de acuerdo con lo que dicen de mi esposa".

Sin embargo, este sábado su propia esposa habría confesado que era la culpable de la muerte del niño. Según declararon a la prensa los oficiales encargados de la investigación, Ripley, de 47 años, dijo a la policía que su hijo ahora "estará en un mejor lugar".

Alejandro fue encontrado muerto este viernes por la mañana, unas 12 horas después de que su madre lo denunciara como secuestrado.

El niño había sido visto por última vez aproximadamente a las 8:47 p.m. del jueves, en el área de Kendale Lakes. Inicialmente la madre informó a los investigadores que Alejandro había sido secuestrado por dos hombres que la habían interrumpido mientras conducía y la habían forzado a desviarse de su camino.

Según la declaración de la mujer, el otro automóvil la habría obligado a girar abruptamente hacia una calle y habría bloqueado su vehículo frente al estacionamiento de un negocio de venta de materiales para el hogar y el bricolaje, informó la agencia EFE.

 

Poco después, los dos hombres que la seguían le habrían pedido drogas y se habrían llevado a su hijo.  

No obstante, una fuente familiarizada con la investigación dijo al Miami Herald que una cámara de seguridad de un Home Depot cerca de donde supuestamente ocurrió el secuestro captó imágenes que muestran que la madre se quedó sentada en su auto durante 20 minutos antes de llamar a las autoridades a las 8:47 p.m. Ni el niño ni los secuestradores se ven en ningún momento.

De acuerdo con la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, hay videos de seguridad que muestran a la mujer empujando a su hijo a otro canal cercano, alrededor de las 7:30 p.m. del jueves. En ese caso algunos vecinos oyeron gritos y rescataron al niño, sin saber qué ocurría debido a la imposibilidad del pequeño para hablar, reportó el canal Univisión 23.

"Pero una hora después ella volvió a empujar a Alejandro a otro canal y esta vez nadie pudo salvar al pequeño", precisó la fiscal.

(Foto de portada: Univisión 23)