Dos agentes arrestados por falsificar multas de tráfico en Hialeah

Los agentes detenidos usaban una base de datos para conectar las placas de Florida con la información de la licencia de conducir de una víctima
Agentes Ernesto Arias-Martínez y Armando Pérez
 

Reproduce este artículo

Los agentes Ernesto Arias-Martínez y Armando Pérez fueron detenidos y enfrentan cargos criminales en el condado de Miami-Dade por escribir multas falsas, según la fiscal estatal del condado, Katherine Fernández Rundle.

Las investigaciones empezaron cuando Arias-Martínez informó que una persona llamada Martcello Strovanov conducía una camioneta Ford 2014 con etiqueta de Florida 352TJX en Hialeah, según los registros.

El verdadero propietario del camión, Aurelio Echevarria, dijo a los oficiales que no conocía a ninguna persona con ese nombre y que ya el vehículo contaba con cinco citaciones a “Strovanov” de parte del agente Arias-Martínez.

La investigación derivó de incongruencias similares en casos de tráfico. La detective, Paulina Whitney, encontró que el vehículo si existe, pero “Strovanov” no.

Sergio Velázquez, jefe de la policía de Hialeah, dijo que sus dos oficiales se rindieron este miércoles.

La fiscal Fernández Rundle emitió un comunicado, en donde afirma que el Departamento de Policía de Hialeah merece crédito por trabajar para descubrir y corregir las acciones.

“Cuando los agentes de policía crean multas de tráfico falsas, como alegamos que sucedió aquí, dañan la reputación de su propio departamento y la reputación de todos los agentes de policía que trabajan para servir a nuestra comunidad de Miami-Dade”.

Los correos de los abogados defensores de tráfico ayudaron a las víctimas a descubrir que ellos o sus vehículos estaban siendo objeto de citaciones de tráfico.

Carlos Rodríguez, otra de las víctimas, contó que los oficiales si lo detuvieron pero que no emitieron ninguna citación; sin embargo, tiempo después descubrió que contaba con 18 citaciones el 13 de febrero de 2020 y otras 6 citaciones al día siguiente.

Los agentes están acusados por usar una base de datos estatal para conectar las placas de Florida con la información de la licencia de conducir, según muestran los registros.

El agente Pérez, de 40 años, enfrenta cinco cargos de mala conducta oficial, un delito grave de tercer grado y cinco cargos de falsificación de registros públicos, un delito menor de primer grado.

Por su parte, Arias-Martínez, de 23 años, enfrenta cuatro cargos de mala conducta oficial y cuatro cargos de falsificación de registros.