Tres días sin contagios en Wuhan, China, lugar donde se reportaron los primeros casos del COVID-19

En China y en especial la ciudad de Wuhan este 21 de marzo, epicentro del brote de Covid-19 en ese país, llegó hoy al tercer día consecutivo sin registrar nuevas infecciones locales por coronavirus en su territorio.

La nación asiática se encuentra inmersa en extremar la prevención por el peligro que aún representan los pacientes asintomáticos y los llegados del exterior, pero cabe destacar que la mayoría de las instituciones internacionales continúa alabando la respuesta que el país asiático ha dado a la epidemia del coronavirus.

"La experiencia de ciudades y de países que han logrado arrinconar al virus dan esperanza y coraje al resto", afirmó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Por su parte el Fondo Monetario Internacional aplaudió en un blog las "difíciles decisiones" que tomó China cuando decidió detener la actividad en la segunda potencia mundial, y el apoyo que está dando a los colectivos más vulnerables.

Las últimas estadísticas oficiales señalan que la ciudad de Wuhan y el resto de la provincia de Hubei, nuevamente mantuvieron en cero la tasa de contagios, aunque sí contabilizan los siete muertos reportados a nivel nacional.

Hasta estos momentos China registra un total de tres mil 261 fallecidos, 81 mil 416 enfermos y 71 mil 876 individuos de alta médica, no obstante, continúan incrementándose los casos procedentes del extranjero: hoy han sido 41, lo que eleva el total a 269, los cuales son mayormente de compatriotas retornados desde el extranjero. Afortunadamente, ninguno ha fallecido y la mayoría presenta síntomas leves.

Entre las buenas noticias está también la drástica reducción de quienes sufren síntomas severos, que han pasado de 1.963 a solo 173, y según la Comisión Nacional de Salud, 103 personas están siendo tratadas como casos sospechosos.

Las autoridades de Wuhan señalan que dedicaran una mayor atención a los pacientes de las llamadas clínicas de fiebre, y se proponen rastrear a aquellos que no manifiestan síntomas visibles, para evitar que se siga transmitiendo la afección respiratoria.

En este sentido concentraràn sus esfuerzos en las comunidades, pues cada día más residentes salen a las calles y otros llegarán de afuera tras aflojar la cuarentena aplicada en edificios enteros y la prohibición a ingresar a la urbe.

La epidemia estalló en Wuhan en diciembre pasado y hasta la fecha se mantiene como la región más afectada del gigante asiático, la cual, durante el peor momento de la crisis, quedó enclaustrada, con restricciones al movimiento de personal y transporte, y la movilización de médicos y recursos desde todas las regiones del país.