COVID-19 causa accidentes cerebrovasculares repentinos en adultos jóvenes

El nuevo coronavirus parece estar causando otro desenlace que no es el deterioro por pulmonía. Médicos alertan sobre accidentes cerebrovasculares repentinos en adultos de entre 30 y 40 años, que ni siquiera estarían terriblemente enfermos
Un joven con mascarilla camina delante de un grafitti sobre coronavirus
 

Reproduce este artículo

Otro desenlace que no es el deterioro por pulmonía, parece estar causando el nuevo coronavirus. Médicos alertan sobre accidentes cerebrovasculares repentinos en adultos jóvenes, de entre 30 y 40 años, que ni siquiera estarían terriblemente enfermos.

Este miércoles, profesionales de la salud informaron que los pacientes pueden no estar dispuestos a llamar a urgencias porque han escuchado que los hospitales están abrumados por casos de coronavirus, por lo que ante un ataque cardíacos y accidentes cerebrovascular, prefieren quedarse en casa y su vida se estaría decidiendo en muy pocas horas, sin un empeoramiento evidente de sus vías respiratorias y pulmones.

Cada vez hay más pruebas de que la infección por la COVID-19 puede hacer que “la sangre se coagule de forma no natural, y el accidente cerebrovascular sería una consecuencia esperada de eso”, informó CNN este miércoles.

El Dr. Thomas Oxley, neurocirujano del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, y sus colegas dieron detalles de cinco personas que trataron. Todos tenían menos de 50 años y presentaron síntomas leves de infección por coronavirus, o ningún síntoma.

“El virus parece estar causando un aumento de la coagulación en las arterias grandes, lo que lleva a un derrame cerebral grave”, dijo Oxley a CNN.

“Nuestro informe muestra un aumento de siete veces en la incidencia de accidente cerebrovascular repentino en pacientes jóvenes durante las últimas dos semanas. La mayoría de estos pacientes no tienen antecedentes médicos y estaban en casa con síntomas leves (o en dos casos, sin síntomas)” de la COVID-19, agregó.

“Todos dieron positivo. Dos de ellos demoraron en llamar a una ambulancia”. No es común que las personas tan jóvenes tengan derrames cerebrales, especialmente los que ocurren en los grandes vasos.

“A modo de comparación, nuestro servicio, en los últimos 12 meses, ha tratado a un promedio de 0,73 pacientes cada 2 semanas menores de 50 años con accidente cerebrovascular de grandes vasos”, escribió el equipo en una carta al New England Journal of Medicine. Eso es menos de dos personas al mes.

Un derrame cerebral en un vaso sanguíneo grande causa daños graves si no se elimina de inmediato. Al menos un paciente de los atendidos en ese centro por Oxley y su equipo ha fallecido y otros están en centros de rehabilitación, cuidados intensivos o en la unidad de accidente cerebrovascular. Solo uno se fue a casa, pero requerirá cuidados intensos, dijo el médico.

Oxley afirmó que él y su equipo quería decirle a la gente que se vigile a sí misma en busca de síntomas de infección por coronavirus y que llame al 911 si tienen alguna evidencia de accidente cerebrovascular. “Hasta ahora, se ha aconsejado a las personas que solo llamen a una ambulancia con dificultad para respirar o fiebre alta”, escribió.

El dispositivo de memoria fácil para detectar síntomas de derrame cerebral, dijo, es FAST (“RÁPIDO”, en español): F por parálisis facial (face), A por debilidad del brazo (arm), S por la dificultad del habla (speach) y T por el momento (time) de llamar al 911 (u otro servicio de urgencia).

“El tratamiento más efectivo para el accidente cerebrovascular de grandes vasos es la recuperación del coágulo, pero esto debe realizarse dentro de las 6 horas, y a veces dentro de las 24 horas”, escribió Oxley.