Moringa o "Fuente de la Juventud": ¿Qué dice realmente la ciencia?

Una historia más o menos real cuenta que el adelantado Ponce de León en su exploración de La Florida buscaba la Fuente de la Juventud, pero fue alcanzado por una flecha envenenada de los indios Calusa y fue a morir a La Habana, sin fuente y sin juventud...

Una fuente de agua que revitalizaría a un hombre, al decir del cronista Antonio de Herrera y Tordesillas, de modo que un anciano podría reanudar “todos los ejercicios del hombre... tomar una nueva esposa y engendrar más hijos”.

En China, el emperador Qin Shing Huang, envió emisarios al mundo en busca de un supuesto Elixir de la Vida y jamás regresaron. La misma obsesión invadió a los alquimistas de la edad media en la búsqueda de un remedio para todos los males.

Así, el deseo natural del hombre de alcanzar soluciones definitivas ha terminado produciendo situaciones por lo menos pintorescas.

Cuando la Moringa saltó a la palestra, pensé que era otra quimera al estilo de la Fuente de la Juventud, el Elixir de la vida o el Horrocrux de Harry Potter.

En Cuba se ha creado la Entidad de Ciencia, Tecnología e Innovación (ECTI) “Sierra Maestra”, subordinada al Consejo de Ministros, para darle cuerpo a las ideas de Fidel Castro respecto a la Moringa, la Morera y otras plantas de alto valor proteico. Incluso recientemente se designó una especie de “Ministro de La Moringa. Ulises Rosales del Toro fue el elegido, tras apartarlo de su cargo como Vicepresidente del Consejo de Ministros para que se consagrara al programa de plantas proteicas y sus aplicaciones. 

Sin embargo, la ciencia exige hechos comprobables y reproducibles más allá de convicciones personales, o de terceros, o terminaríamos soñando Panaceas Universales como Ponce de León o Qin Shing Huang.

El United States Department of Agriculture (USDA). Agricultural Research Service, reporta que las hojas de la Moringa pueden aportar vitaminas A, B1,B2, B3, B5, B6, Folato y Vitamina C (con la notable excepción de vitamina B12), en porcentajes del valor recomendado de hasta 92% en el caso de Vitamina B6.

 

 

En el caso de los minerales, es una fuente de Calcio (Ca), Hierro (Fe), Sodio (Na), Potasio (K), Magnesio (Mg) y otros, cubriendo en el caso del Mg el 41 % y Fe el 31% de los requerimientos diarios para lo que se considera una dieta saludable. La proteína se reporta en 9 gramos por cada 100 g de hojas magras y 1.5 gramos en el caso de las grasas y se conoce el uso culinario de sus hojas, vainas y raíces en África y Asia. 

Sus presuntos usos médicos serían entonces:

  • Antibacteriano.
  • Antifúngico 
  • Antiinflamatorio 
  • Diabetes 
  • Anti-úlcera.
  • Anticancerígeno 
  • Hiperlipidemia (alto nivel de lípidos en sangre)

Sin embargo, no hay evidencias sólidas que apoye todo esto, no se ha probado en modelos humanos o faltan datos para considerar seguro su uso.

No se recomienda el consumo de Moringa en los siguientes casos:

  • Embarazo: La Moringa puede causar contracciones uterinas por lo que se desaconseja el consumo en embarazadas.
  • Tratamiento con Sitagliptin para la diabetes mellitus por disminuir su efecto antidiabético. 

En caso de tomar medicamentos, siempre se debe consultar a un médico, pues hay evidencias de interacciones con varios medicamentos como claritromicina, diltiazem, eritromicina, ketoconazol, verapamilo, entre otros y su consumo crónico o desmedido podría llevar a la lesión hepática o renal

Hasta el momento no son muchos los estudios sobre la moringa y los datos son muy limitados para aconsejar su uso médico y nutritivo más allá de su valor como forraje en la alimentación animal.

En este caso habría que recomendar la Máxima de Paracelso, padre de la Toxicología y buscador de la Piedra Filosofal que todo lo cura y todo transmuta en oro, que aseguraba: “La dosis hace al veneno”.

Dr. Yuri
Rodríguez
Escrito por Dr. Yuri Rodríguez

Médico apasionado por la medicina interna. Entre sus áreas de interés están el estudio de las intersecciones de los últimos avances en las ciencias de la salud con las sociedades, así como la divulgación científica.