Gobierno desoye necesidades de venezolanos con discapacidad, se quejan afectados
Según una investigación, el país no garantiza los requerimientos básicos para el desarrollo y desplazamiento de este sector vulnerable de la población. Trasladarse dentro de las ciudades durante los apagones es un suplicio
No hay una política de Estado hacia las personas con discapacidad

Caracas, 30 sep (ADN CUBA).- Sobrevivir en Venezuela en medio de la actual crisis es difícil para los todos los ciudadanos, pero para quienes tienen algún tipo de discapacidad es un reto mayor, según un reportaje publicado este lunes por la Voz de América (VOA).

La VOA entrevistó a Juan Ángel De Gouveia, presidente de la Confederación de Sordos de Venezuela, (Consorven), quien aseguró que no existe en el país un sistema de políticas públicas que atienda las necesidades de las personas con discapacidad.

“El Estado no está cumpliendo o no está dando la atención necesaria que requieren las personas con discapacidad. Las ONGs están haciendo un esfuerzo en su máxima capacidad por ayudar, sin embargo, sabemos que eso no es una responsabilidad de las instituciones privadas, es una responsabilidad del Estado”, afirmó Gouveia.

Según una investigación de Consorven, el país no garantiza los requerimientos básicos para el desarrollo y desplazamiento de este sector vulnerable de la población.

Entre los afectados está Rafael Arreaza, un venezolano que usa silla de ruedas desde hace 9 años, y es parte del taller de Lutheria de Fundaprocura, una fundación dedicada a dar apoyo a las personas con discapacidad motora.

 

 

El reporte de la VOA señaló que para Arreaza el acceso “es muy difícil” y que en Caracas solo una zona del este de la ciudad está adaptada para quienes deben trasladarse en silla de ruedas. Lamentó que el transporte público no esté adaptado para quienes viven con una discapacidad.

“El metro que debería de ser uno de los medios más fácil y súper adaptado para nosotros no lo está porque primero los operadores no te quieren ayudar, cuando ven a uno en silla de ruedas pareciera que vieran a un monstruo”, dijo Arreaza a la VOA.

Incluso para quienes no tienen ninguna discapacidad que les afecte su movilidad resulta difícil trasladarse en ciudades como Caracas, o entre esta capital y otras del país, según un reportaje publicado recientemente por Infobae y retomado por ADN CUBA. Ante la falta de autobuses, los usuarios viajan en camiones, llamados "perreras".

Roil Sojo relató las dificultades para trasladarse son aún mayores cuando se registran fallas eléctricas, especialmente si se trata de personas con pocos recursos económicos.

Sojo explicó que movilizarse en taxi puede llegar a ser muy costoso. Para hacer un traslado a un punto cercano tiene que desembolsar, como mínimo, unos 3 dólares, cuando “un sueldo mínimo es de poco más de 1 un dólar al mes”, sostuvo.

 

“Cuando se va la luz que se paraliza Caracas, nosotros tenemos que tratar de rodar y rodar (con silla de ruedas), es difícil, no podemos montarnos en un autobús, en un taxi”, sostiene Sojo, quien recibió hace un años una bala que lo dejó postrado a una silla de ruedas.

Una ley nacional establece que en cada institución pública y privada deberían emplear a por lo menos cinco personas con discapacidad, pero eso no se cumple a juicio de Francisco Marín, quien era empleado público y quedó discapacitado hace ocho años.

“A nosotros las personas con discapacidad aquí en nuestro país no nos dan un empleo”, afirmó Marín, quien detalló que los argumentos que les dan para no emplearlos es que “no tienen las condiciones o que los edificios no están adecuados”.

El gobierno de Nicolás Maduro, que asegura mantener una lucha contra la desigualdad y la pobreza, recientemente anunció la creación de un carnet para que personas con discapacidad reciban un bono que, de acuerdo a la plataforma de registro es de 16.000 bolívares mensuales, el equivalente a 1 dólar y 23 centavos al cambio oficial.

“Tenemos una tarea, avanzar a la certificación de todas las personas con alguna discapacidad, al 100%”, dijo Maduro durante una transmisión televisiva el mes pasado.

A pesar de las dificultades, las personas con discapacidad consultadas por la Voz de América dicen no perder la esperanza de poder vivir en un país adecuado a ellos, que les permita tener garantizar su calidad de vida.