Buscan que Apple elimine a Telegram de su tienda de aplicaciones

Apple ha sido demandada en un tribunal federal por un grupo que insiste en frenar a Telegram después del ataque al Capitolio de EE.UU.
Imagen ilustrativa. Dado Ruvic / Reuters
 

Reproduce este artículo

El grupo sin fines de lucro de Washington, Coalition for a Safer Web, demandó a Apple en un tribunal federal, exigiendo que elimine a la aplicación de chat y redes sociales, Telegram, de su tienda de aplicaciones “por no haber tomado medidas enérgicas contra una conversación extremista violenta después del ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos”, reportó The Washington Post.

De acuerdo al citado medio, la demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de los EE.UU. para el norte de California, equivale a una táctica de presión para que Apple actúe contra Telegram como lo hizo con Parler, un sitio de redes sociales que se llenó de llamados a la violencia y la insurrección antes del asedio al Capitolio, según han referido investigadores.

Apple y Google han eliminado a Parler de sus tiendas de aplicaciones “debido a sus políticas laxas de moderación”. Amazon Web Services también retiró el soporte, deshabilitando a Parler por los mismos motivos.

Coalition for a Safer Web, un grupo no partidista que aboga por tecnologías y políticas para eliminar el contenido extremista de las redes sociales, y cuyo presidente e, Marc Ginsberg, ex embajador de Estados Unidos en Marruecos; se quejó de que Telegram albergó “contenido de supremacistas blancos, neonazis y otros contenidos de odio, y argumentaron en su demanda que dicho contenido pone a Telegram en violación de los términos de servicio de Apple para su tienda de aplicaciones”, señaló The Washington Post.

El abogado de la coalición, Keith Altman, indicó además que se planea una demanda similar contra Google. Por su parte, Ginsberg dijo en una entrevista que "Telegram se destaca por sí mismo como el súper difusor [del discurso de odio], incluso en comparación con Parler".

En tanto, el portavoz de Apple, Fred Sainz y Mike Ravdonikas, portavoz de Telegram, no han respondido a la solicitud de comentarios realizadas por el citado medio estadounidense.

Demandar a Apple le da a la coalición una forma de buscar acciones contra Telegram, que, como servicio basado en el extranjero [la compañía refiere que opera desde Dubai], puede ser difícil de alcanzar desde los tribunales estadounidenses.

Telegram, desarrollado por el empresario ruso de Internet Pavel Durov, es la aplicación más popular entre las personas que desean mantener sus comunicaciones protegidas de regímenes autocráticos y otros que buscan privacidad en línea, según menciona The Washington Post, aunque el medio subraya que también la aplicación tiene la reputación de ser la preferida de los grupos terroristas y de odio.

La demanda presentada por Coalition for a Safer Web puede enfrentar barreras insuperables. Los términos de servicio de Apple son amplios, lo que le da a la compañía libertad de acción sobre cómo trata las aplicaciones, dijo Daphne Keller, quien investiga la regulación de plataformas en la Facultad de Derecho de Stanford. 

Aparte de la Sección 230, la decisión de Apple de mantener Telegram en su plataforma está protegida por el derecho de la empresa a la libertad de expresión, agregó.

“Apple es vago sobre los métodos de moderación de contenido que se requieren. En el pasado, ha permitido que existan aplicaciones incluso cuando sus clientes se quejan del contenido. En 2019, cuando The Washington Post encontró informes de contenido sexual no deseado, racismo e intimidación en aplicaciones de chat, algunas de ellas utilizadas por niños, Apple permitió que las aplicaciones permanecieran en la tienda porque, dijo, usaban cierta moderación de contenido y otras salvaguardas”, publicó el diario norteamericano.

Cuando Apple eliminó a Parler de la App Store, dijo en una carta que se envió a The Post que las políticas de moderación de contenido de Parler no eran lo suficientemente buenas. Google también eliminó a Parler de su tienda de aplicaciones, diciendo que le había advertido sobre su moderación laxa antes de tomar la decisión de suspenderlo.